Psyathome

Una descripción general de la adicción a las compras

La oniomanía (compra compulsiva, o lo que se conoce más comúnmente como adicción a las compras) es quizás la adicción más aceptable socialmente. Piénselo: estamos rodeados de publicidad que nos dice que comprar nos hará felices.

Los políticos nos alientan a gastar como una forma de impulsar la economía. Y, para algunos de nosotros, existe el atractivo de querer lo que todos los demás parecen tener. El consumismo, por nuestras propias intenciones o no (o alguna combinación), se ha convertido en una medida del valor social.

La adicción a las compras es una adicción conductual que involucra la compra compulsiva como una forma de sentirse bien y evitar sentimientos negativos, como la ansiedad y la depresión. Al igual que otras adicciones conductuales, la adicción a las compras puede convertirse en una preocupación que genera problemas en otras áreas de su vida.

Casi todo el mundo compra hasta cierto punto, pero se cree que solo alrededor del 6% de la población de EE. UU. tiene una adicción a las compras.

Por lo general, a partir de la adolescencia tardía y la edad adulta temprana, la adicción a las compras a menudo coexiste con otros trastornos, incluidos los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, los trastornos por consumo de sustancias, los trastornos alimentarios, otros trastornos del control de los impulsos y los trastornos de la personalidad.Algunas personas desarrollan la adicción a las compras como una forma de tratar de aumentar su autoestima, aunque no suele ser muy eficaz para esto.

5 cosas que debe saber sobre la adicción a las compras

  • Aunque el consumismo generalizado se ha intensificado en los últimos años, la adicción a las compras no es un trastorno nuevo. Se reconoció desde principios del siglo XIX y se citó como un trastorno psiquiátrico a principios del siglo XX.
  • Al igual que con otras adicciones, la adicción a las compras suele ser una forma de sobrellevar el dolor emocional y las dificultades de la vida, y tiende a empeorar las cosas en lugar de mejorarlas para el comprador.
  • A pesar de su larga historia, la adicción a las compras es controvertida y los expertos, así como el público, no están de acuerdo sobre si la adicción a las compras es una adicción real.
  • Las personas que luchan contra la adicción a las compras generalmente gastan más tiempo y dinero en compras de lo que pueden pagar, y muchas tienen problemas financieros como resultado de sus gastos excesivos.
  • La adicción a las compras puede implicar gastos tanto impulsivos como compulsivos, que producen un subidón temporal. Dicho esto, las personas adictas a las compras a menudo se sienten vacías e insatisfechas con sus compras cuando llegan a casa.

¿Es una compra normal o una adicción?

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre las compras normales, los derroches ocasionales y la adicción a las compras? Al igual que con todas las adicciones, lo que diferencia a la adicción a las compras de otros tipos de compras es que el comportamiento se convierte en la principal forma de lidiar con el estrés de la persona. hasta el punto en que continúan comprando en exceso incluso cuando claramente tiene un impacto negativo en otras áreas de su vida.

Al igual que con otras adicciones, pueden desarrollarse problemas de dinero y las relaciones pueden dañarse, pero las personas con adicción a las compras (a veces llamadas «adictos a las compras») se sienten incapaces de detener o incluso controlar sus gastos.

Esta dificultad para controlar el deseo de comprar surge de un patrón de personalidad que comparten los adictos a las compras y que los diferencia de la mayoría de las demás personas. A menudo baja en autoestima, son fácilmente influenciables y, a menudo, son bondadosos, comprensivos y educados con los demás, aunque a menudo se sienten solos y aislados. Ir de compras les da una forma de buscar el contacto con los demás.

Las personas con adicción a las compras tienden a ser más materialistas que otros compradores y tratan de mantenerse buscando estatus a través de objetos materiales y buscando la aprobación de los demás. Se dedican a la fantasía más que otras personas y, al igual que otras personas con adicciones, tienen dificultades para resistir sus impulsos.

Como resultado, son más susceptibles a los mensajes de marketing y publicidad que nos rodean a diario.

Mientras que la publicidad, en general, está diseñada para exagerar los resultados positivos de la compra y sugerir que la compra conducirá a un escape de los problemas de la vida, ciertos trucos de marketing están diseñados para desencadenar la compra impulsiva y apuntar específicamente a la naturaleza impulsiva de las personas con adicción a las compras. .

Las personas que obtienen placer y escapan de los sentimientos negativos a través de las compras a veces lo llaman «terapia de compras». Esta frase implica que puede obtener el mismo beneficio comprándose algo que si participara en asesoramiento o terapia. Esta es una idea incorrecta e inútil.

Si bien el término terapia de compras a menudo se usa de manera irónica, algunas personas, incluidos los adictos a las compras, buscan activamente tiempo para comprar simplemente como una forma de lidiar con los sentimientos negativos.

Aunque hay circunstancias en las que una nueva compra puede resolver un problema, esto no suele considerarse una terapia de compras. Por lo general, las cosas que la gente compra cuando participa en la terapia de compras son innecesarias, y el costo financiero correspondiente en realidad puede reducir los recursos para resolver otros problemas de la vida.

La adicción a las compras en línea es una forma de adicción a Internet, y las personas con ansiedad social son particularmente vulnerables a desarrollar este tipo, ya que no requiere ningún contacto cara a cara. Al igual que otras adicciones cibernéticas, se siente anónimo.

Compra compulsiva versus impulsiva

La compra impulsiva es una compra no planificada que ocurre de improviso en reacción al deseo inmediato de tener algo que ves en una tienda. La compra impulsiva es un poco diferente de la compra compulsiva, que suele ser más planificada previamente como una forma de escapar de los sentimientos negativos. Pero nuevamente, las personas con adicción a las compras pueden participar en ambos tipos de compras adictivas.

La controversia de la adicción a las compras

Al igual que otras adicciones conductuales, la adicción a las compras es una idea controvertida. Muchos expertos se resisten a la idea de que el gasto excesivo es una adicción, creyendo que tiene que haber una sustancia psicoactiva que produzca síntomas, como tolerancia física y abstinencia, para que una actividad sea una verdadera adicción.

También existe cierto desacuerdo entre los profesionales sobre si las compras compulsivas deben considerarse un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), un trastorno del control de los impulsos (como la cleptomanía o el robo compulsivo), un trastorno del estado de ánimo (como la depresión) o una adicción conductual (como el trastorno del juego). .

Cómo las compras pueden ser como otras adicciones

Hay varias características que la adicción a las compras comparte con otras adicciones. Al igual que con otras adicciones, las personas que compran en exceso se preocupan por gastar y dedican mucho tiempo y dinero a la actividad.

El gasto real es importante para el proceso de adicción a las compras; mirar escaparates no constituye una adicción, y el patrón adictivo en realidad está impulsado por el proceso de gastar dinero.

Al igual que con otras adicciones, la adicción a las compras está muy ritualizada y sigue un patrón típicamente adictivo de pensamientos sobre las compras, la planificación de viajes de compras y el acto de comprar en sí mismo, a menudo descrito como placentero, incluso extático y como un alivio de los sentimientos negativos. Finalmente, el comprador se estrella, con sentimientos de decepción, particularmente consigo mismo.

Los compradores compulsivos usan las compras como una forma de escapar de los sentimientos negativos, como la depresión, la ansiedad, el aburrimiento y la ira, así como los pensamientos autocríticos. Desafortunadamente, el escape es de corta duración.

Los artículos comprados durante una juerga de compras compulsiva a menudo simplemente se acumulan sin usar,y los compradores compulsivos comienzan a planificar la próxima juerga de gastos. La mayoría compra solo, aunque algunos compran con otros que disfrutan. Generalmente, resultará vergonzoso comprar con personas que no comparten este tipo de entusiasmo por las compras.

Cómo lidiar con la adicción a las compras

Las investigaciones indican que alrededor de las tres cuartas partes de los compradores compulsivos están dispuestos a admitir que sus compras son problemáticas, particularmente en las áreas de finanzas y relaciones.Por supuesto, esto puede reflejar la voluntad de quienes participan en la investigación de admitir que tienen estos (o cualquier) problema.

Vivir con la adicción a las compras

Es difícil vivir con la adicción a las compras porque todos necesitamos comprar de vez en cuando. Los pasos que puede tomar que podrían ayudar incluyen:

  • Encontrar formas alternativas de disfrutar de tu tiempo libre es fundamental para romper el ciclo de utilizar las compras como una forma de intentar sentirte mejor contigo mismo.
  • Si alguien más en su familia puede asumir la responsabilidad de comprar artículos esenciales, como alimentos y artículos para el hogar, puede ser útil delegar la responsabilidad en ellos, al menos temporalmente mientras busca ayuda.
  • Es una buena idea deshacerse de las tarjetas de crédito y mantener solo una pequeña cantidad de efectivo de emergencia, para que no pueda comprar por impulso.
  • Ir de compras solo con amigos o familiares que no gasten compulsivamente también es una buena idea, ya que pueden ayudarte a frenar tus gastos.

Próximos pasos a considerar

Superar cualquier adicción requiere aprender formas alternativas de manejar el estrés y la angustia de la existencia cotidiana. Esto se puede hacer por su cuenta, pero a menudo las personas se benefician del asesoramiento o la terapia. Mientras tanto, hay mucho que puede hacer para reducir el daño del gasto compulsivo y controlar el comportamiento problemático. Desarrollar su propio plan de gastos puede ser un buen primer paso.

Afortunadamente, aunque aún no se ha investigado bien, las compras compulsivas parecen responder bien a una variedad de tratamientos, incluidos medicamentos, libros de autoayuda, grupos de autoayuda, asesoramiento financiero y terapia cognitivo-conductual (TCC).

Algunas de las características de personalidad que se encuentran en la personalidad «adicta a las compras» son un buen augurio para la capacidad de desarrollar y responder bien a una relación terapéutica, que es el mejor predictor del éxito en el tratamiento de la adicción. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que, aunque algunos medicamentos son prometedores, los resultados son mixtos, por lo que no deben considerarse un tratamiento único o confiable.

Si cree que puede tener una adicción a las compras, analice los posibles tratamientos con su médico. Si su médico no se toma en serio su problema de compras, es posible que un psicólogo le resulte más útil (y podría reconsiderar su relación con su médico por completo).

Obtener ayuda para comprender las raíces emocionales de su adicción a las compras, así como encontrar formas de superar su tendencia a usar las compras para sobrellevar la situación, son aspectos importantes de la recuperación de esta condición confusa.

Sus relaciones pueden haber sufrido como resultado de su exceso de compras. El apoyo psicológico también puede ayudarlo a hacer las paces y restaurar la confianza con aquellos que pueden haber sido heridos por su comportamiento. También puede encontrar que la terapia lo ayuda a profundizar sus relaciones llevándolo a comprender mejor cómo conectarse con otras personas de maneras que no giren en torno al dinero.

Según la gravedad de su adicción a las compras, también puede resultarle útil obtener asesoramiento financiero, especialmente si se ha endeudado al gastar más de lo que gana.

Puede programar una cita con un asesor o consultor financiero en su banco para discutir opciones para restringir su acceso a gastos fáciles, explorar estrategias para pagar deudas bancarias y cargos bancarios, y depositar dinero en cuentas de ahorro menos accesibles como una forma de interrumpiendo el fácil acceso al efectivo que tiende a alimentar la adicción.

Una palabra de Psyathome

La adicción a las compras puede ser tan angustiosa como cualquier otra adicción. Pero hay esperanza, y el apoyo de quienes lo rodean pueden ayudarlo a controlar sus gastos. Recuerda, eres una persona que vale la pena, no importa lo mucho o lo poco que poseas.

Deja un comentario

Perspectivas en la psicología moderna

Hay diferentes formas de pensar sobre el comportamiento humano. Los psicólogos utilizan una variedad de perspectivas cuando estudian cómo piensan, sienten y se comportan las

Cómo encontrar la curación emocional

Si encontraste este artículo, probablemente estés buscando algún tipo de sanación emocional. Puede que incluso te estés preguntando si es posible. La respuesta es sí:

¿El Ritalín es adictivo?

Ritalin se prescribe ampliamente tanto para niños como para adultos que tienen TDAH, pero también tiene el potencial de abuso, lo que plantea la pregunta:

7 formas de dejar de ver porno

Ver pornografía puede ser un signo de un apetito sexual saludable. Sin embargo, si te encuentras mirándolo en exceso, esto podría significar que tienes una