Psyathome

Terapia de manejo de la ira: definición, técnicas y eficacia

¿Qué es la terapia de manejo de la ira?

La ira es una emoción humana normal que la mayoría de la gente experimenta de vez en cuando. Sin embargo, si se siente enojado con mucha frecuencia o con mucha intensidad, puede comenzar a convertirse en un problema.

“La ira, la ira persistente o los arrebatos de ira pueden tener consecuencias perjudiciales para la salud física, la calidad de vida y las relaciones”, dice Erin Engle, PsyD, psicóloga del Centro Médico de la Universidad de Columbia.

“El manejo de la ira es un enfoque diseñado para ayudarlo a manejar la excitación emocional y fisiológica que acompaña a la ira. Como a menudo no es posible cambiar las circunstancias o las personas que provocan la ira, el control de la ira puede ayudarlo a reconocer los desencadenantes de la ira y aprender a enfrentarlos de manera más efectiva”, explica Engle.

El objetivo de la terapia de manejo de la ira es ayudar a minimizar las situaciones estresantes o que provocan ira, mejorar el autocontrol y ayudarlo a expresar sus sentimientos de manera saludable, según Engle.

Tipos de terapia de manejo de la ira

Estos son algunos de los diferentes enfoques de la terapia de manejo de la ira:

  • Terapia conductual cognitiva (TCC): La TCC suele ser el tratamiento de elección para el control de la ira, según Engle. Ella dice que puede ayudarlo a comprender los desencadenantes de la ira, desarrollar y practicar habilidades de afrontamiento, y pensar, sentir y comportarse de manera diferente en respuesta a la ira, para que esté más tranquilo y en control.
  • Terapia conductual dialéctica (DBT): Según Engle, DBT es una forma de CBT que puede ayudar a las personas con ira intensa o frecuente a recuperar el control emocional mediante el desarrollo de habilidades de regulación emocional y tolerancia a la angustia, atención plena y comunicación efectiva en las relaciones.
  • Terapia familiar: Esta forma de terapia puede ser útil en situaciones en las que la ira a menudo se dirige a los miembros de la familia. Puede ayudarlos a trabajar juntos para mejorar la comunicación y resolver problemas.
  • Terapia Psicodinámica: La terapia psicodinámica puede ayudarlo a examinar las raíces psicológicas de su ira y su respuesta a ella, para que pueda identificar y corregir patrones nocivos.

Su proveedor de atención de la salud mental evaluará sus circunstancias y comportamientos específicos para determinar el enfoque general del tratamiento y si necesita medicamentos además de la terapia, dice Engle.

Técnicas

Las técnicas de terapia de manejo de la ira pueden implicar la comprensión de los desencadenantes y las respuestas a la ira, el aprendizaje de estrategias para manejarla o disiparla, y cambiar los pensamientos y las actitudes relacionadas con la ira. Engle describe algunas de estas técnicas a continuación.

Identificación de desencadenantes y respuestas

La terapia puede ayudarlo a desarrollar una mejor comprensión de los factores que contribuyen a las expresiones de ira; desencadenantes actuales y pasados ​​de la ira; sus respuestas a ella; y las consecuencias o efectos secundarios para usted y sus relaciones.

Por ejemplo, es posible que te des cuenta de que gritarle a tu cónyuge está relacionado con observar los gritos de tus padres, o con la creencia de que solo obtendrás lo que quieres si gritas.

Estrategias de aprendizaje para disipar la ira

La terapia de control de la ira puede equiparlo con estrategias para interrumpir su ira o controlar su respuesta a través de la evasión o la distracción.

Su terapeuta puede ayudarlo a resolver problemas sobre cómo responder cuando está enojado. Los juegos de roles ofrecen oportunidades para practicar habilidades como la asertividad y la comunicación directa que pueden mejorar el control.

La terapia también puede enseñarle estrategias de afrontamiento y técnicas de relajación, como la respiración lenta y profunda, salir de la habitación y volver cuando esté sereno, o usar una imagen relajante para aliviar la intensidad de la ira.

Cambio de actitud y patrones de pensamiento

La terapia también puede involucrar la reestructuración del pensamiento y el cambio de actitudes relacionadas con la ira, especialmente si su terapeuta está adoptando un enfoque de TCC.

Su terapeuta lo ayudará a examinar sus actitudes y formas de pensar y lo ayudará a identificar patrones como rumiar, catastrofizar, juzgar, adivinar o magnificar que podrían exacerbar la ira.

Su terapeuta también trabajará con usted para ayudarlo a practicar cómo cambiar sus patrones de respuesta. Pueden alentar el perdón y la compasión, ofrecer formas de dejar ir el dolor y la decepción, y ayudarlo a reparar y aceptar las relaciones rotas.

Con qué puede ayudar la terapia de manejo de la ira

Si bien el manejo de la ira es una forma de tratamiento diseñada para ayudarlo a controlar la ira, la ira no es oficialmente una condición que se diagnostique o defina, como la depresión o la ansiedad, por ejemplo. Sin embargo, la ira intensa, destructiva o incontrolable puede causar una angustia y un deterioro significativos y afectar la seguridad, dice Engle.

La terapia de manejo de la ira puede ayudar a cualquier persona que experimente ira o tenga arrebatos de ira. La terapia de manejo de la ira puede ayudar a mejorar su:

  • Salud mental: La ira puede consumir tu enfoque, nublar tu juicio y agotar tu energía. También puede conducir a otras condiciones de salud mental, como depresión y abuso de sustancias.
  • Salud física: La ira se manifiesta físicamente en el cuerpo con una oleada de adrenalina, un aumento rápido de los latidos del corazón, presión arterial más alta y aumento de la tensión muscular en forma de mandíbula apretada o puños cerrados, dice Engle. Con el tiempo, esto puede afectar su salud y provocar problemas de salud física.
  • Carrera profesional: La ira puede hacer que le resulte difícil concentrarse en la escuela o el trabajo y afectar su rendimiento. También puede dañar sus relaciones con sus compañeros. Si bien las diferencias creativas, las críticas constructivas y los debates saludables pueden ser productivos, arremeter o tener arrebatos de ira puede alejar a sus compañeros y tener consecuencias negativas.
  • Relaciones: La ira a menudo daña más a los seres queridos y puede afectar sus relaciones con ellos. Puede dificultar que se sientan cómodos con usted, erosionar su confianza y respeto, y ser especialmente dañino para los niños.

La terapia de manejo de la ira a veces es ordenada por un tribunal en caso de que una persona haya cometido delitos penales, como:

Beneficios de la terapia de manejo de la ira

Estos son algunos de los beneficios que puede ofrecer la terapia de manejo de la ira:

  • Identificar desencadenantes: Saber qué situaciones desencadenan tu ira puede ayudarte a evitarlas o a manejar tu reacción ante ellas.
  • Cambia tu forma de pensar: El manejo de la ira puede ayudarlo a identificar y cambiar los patrones de pensamiento poco saludables que alimentan su ira.
  • Desarrollar habilidades de afrontamiento: La terapia puede ayudarlo a regular sus emociones, controlar sus acciones y desarrollar habilidades para ayudarlo a sobrellevar las situaciones que desencadenan su ira.
  • Aprende técnicas de relajación: Su terapeuta puede enseñarle técnicas de relajación que pueden ayudarlo a calmarse y relajar su cuerpo y mente.
  • Resolver problemas: Si ciertas situaciones desencadenan su ira repetidamente, su terapeuta puede alentarlo a buscar soluciones o alternativas.
  • Mejorar la comunicacion: La terapia de manejo de la ira puede ayudarlo a expresar sus sentimientos de manera saludable, respetuosa o asertiva, sin ser agresivo.

Eficacia

Según Engle, la TCC, que a menudo se usa para tratar la ira, es un enfoque muy efectivo. La TCC es un tratamiento respaldado empíricamente que adopta un enfoque basado en habilidades para el manejo de la ira, con énfasis en la conciencia de los pensamientos, los patrones de comportamiento y el desarrollo de habilidades con respecto a las reacciones físicas y emocionales a la ira, dice Engle.

Un estudio de 2017 encontró que la TCC fue útil para los jugadores de tenis de mesa con problemas de manejo de la ira. Incluso un año después de completar el tratamiento, era menos probable que los participantes expresaran enojo de forma negativa o reaccionaran con enojo.

Un estudio de 2020 encontró que la terapia de control de la ira era beneficiosa para los pacientes con VIH.

Cosas para considerar

“Al igual que con cualquier forma de tratamiento, puede ser beneficioso buscar el apoyo y la experiencia de un profesional de la salud mental capacitado. La evaluación y la consulta profesional pueden ayudar a identificar cualquier problema de salud mental concurrente, como trauma o uso de sustancias”, dice Engle.

Si tiene un problema de salud mental concurrente, puede ser beneficioso para usted y su proveedor de atención médica mental determinar si esos trastornos juegan un papel predominante o cuál es la mejor manera de abordarlos en combinación con el control de la ira, según Engle.

Según sus problemas concurrentes, su proveedor de atención de la salud mental determinará un plan de tratamiento adecuado y si necesita medicamentos o no, explica Engle.

Cómo empezar

Si te encuentras discutiendo con frecuencia, poniéndote violento o rompiendo cosas, amenazando a otros o siendo arrestado debido a incidentes relacionados con tu ira, es posible que debas buscar una terapia de manejo de la ira.

Busque un profesional de salud mental capacitado que se especialice en esta forma de tratamiento.

Según tus preferencias, puedes optar por un tratamiento individual o una terapia de grupo. Las sesiones de terapia individual ofrecen más privacidad e interacción uno a uno, mientras que las sesiones de terapia grupal pueden ayudarlo a sentir que no está pasando por esto solo.

Una palabra de Psyathome

La ira es una emoción universal que a menudo surge en respuesta a una amenaza, pérdida de poder o injusticia, dice Engle. Ella explica que la ira no es necesariamente negativa, aunque puede ser perjudicial en niveles incontrolables, dados los comportamientos que probablemente sigan a la ira, como tirar cosas, marcharse, atacar a otros, decir cosas de las que luego se arrepiente o actuar de forma pasivo-agresiva.

La ira puede afectar su salud, sus relaciones y su carrera. La terapia de manejo de la ira puede ayudarlo a regular sus emociones, mantener el autocontrol, desarrollar estrategias de afrontamiento y comunicarse de manera efectiva.

Deja un comentario

Estilos y marcos de liderazgo

Un estilo de liderazgo se refiere a los comportamientos característicos de un líder al dirigir, motivar, guiar y gestionar grupos de personas. Los grandes líderes

Ansiedad infantil

¿Qué es la ansiedad? La ansiedad es una reacción fisiológica del propio cuerpo del bebé y, por tanto, automática e incontrolable, ante distintas cosas, personas