Psyathome

Tu psicólogo de confianza
Alcanza tu mejor versión con Psyathome, habla con un psicólogo profesional y por un precio inferior al del resto mercado.
Primera sesión de 60 minutos gratis y sin compromiso.

Resuelve conflictos familiares

Lo más común es que familias con problemas familiares acudan a la consulta expresando malestar, ya sea de alguno de sus integrantes o del grupo familiar, pero confundidos y sin tener una idea clara de lo que les puede estar pasando. Esto a menudo los confunde y no saben qué tipo de ayuda necesitan, o incluso si su problema se aborda mejor a través de la mediación, el asesoramiento familiar o la terapia familiar.

Esta situación es completamente normal en estos primeros momentos y el profesional les ayudará con su evaluación a redefinir, y así sería necesario, el motivo de consulta de acuerdo a las particularidades, necesidades y situaciones concretas de cada grupo familiar.

En las siguientes líneas le damos una visión general de sus problemas, dificultades o conflictos familiares más frecuentesseñalar algunas de las posibles causas y, finalmente, ofrece algunas recomendaciones para fomentar una vida afectiva y familiar más sana y satisfactoria.

¿Es un problema, un conflicto familiar puntual o una situación mantenida en el tiempo?

Podemos hablar de diferentes tipos de problemas familiares dependiendo de la naturaleza y el momento en que se produzca. Así, podemos hablar de:

1) Cambios en el ciclo de vida de la familia: son aquellas dificultades que pueden surgir en el paso de una fase a otra en el desarrollo normal de una familia. Por ejemplo, al crear una nueva familia después del matrimonio, cuando aparece el primer hijo, o cuando la otra persona entra en la adolescencia.

En la mayoría de los casos, estos problemas se resuelven introduciendo cambios que ayudan a la familia a reajustarse y adaptarse a la nueva etapa, lo que permite una mayor flexibilidad en los estilos de afrontamiento comunes. Si no hay un problema subyacente importante, desbloquear la situación suele ser difícil.

2) Situaciones inesperadas: son producidos por hechos que generan una crisis puntual pero intensa en la familia. Si no se aborda adecuadamente, pueden surgir dificultades si causa una incomodidad significativa. Algunos ejemplos pueden ser la enfermedad de un familiar, una situación de desempleo, la aparición de una enfermedad o la caída de un ser querido. La resolución de estas situaciones dependerá de los recursos de afrontamiento y resolución de conflictos que tenga la familia.

3) Dinámicas y patrones familiares: son aquellas dificultades que tienen que ver con condiciones y dinámicas familiares establecidas hace mucho tiempo, con dinámicas relacionales y patrones de comunicación disfuncionales, que muchas veces generan mucho malestar y conflicto repetitivo entre los miembros de la familia. Depresión, agorafobia, ansiedad y depresión, TOC, alta conflictividad familiar, violencia, etc., suelen asociarse a este tipo de problemas.

Estos tres tipos de problemas familiares no son del todo «puros» y suelen estar mezcladospor tanto, se requiere un diagnóstico adecuado para ajustar la intervención según las características y necesidades de la familia en cada momento.

 

Problemas familiares basados ​​en el subsistema familiar

Otra forma de distinguir los conflictos familiares es tener en cuenta el subsistema familiarr en ella que se manifiesta al principio:

1) En parejas: Muchos de los conflictos en la familia a este nivel tienen que ver con problemas de comunicación, desajustes en las expectativas que cada uno tiene respecto a su pareja, con supuestos implícitos y reglas que no se han compartido, etc. estos problemas pueden afectar indirectamente a los hijos y no se sabe manejarlos adecuadamente y no existen fronteras entre la pareja y el subsistema de los hijos.

2) En los padres: Con la llegada de los hijos, el subsistema de la pareja se ampliará con las nuevas funciones y exigencias que entra en la crianza. Muchos de los puntos anteriores son aplicables aquí y es común que, existiendo problemas previos a nivel de pareja, se espera un traspaso de la gestión que se hace desde la educación y crianza de los hijos.

Las principales dificultades son a la hora de acordar y negociar cómo educar a los niños, hay diferencias que son necesarias para la gestión. Crianza, reglas y límites, expresión de afecto, etc. son temas frecuentes de conflicto. El encaje de los diferentes estilos educativos de los padres puede ser una fuente de conflicto.

3) Entre padres e hijos: estas dificultades están íntimamente ligadas a las anteriores. Los problemas aquí dependerán mucho de la etapa de desarrollo en la que se encuentre cada miembro de la familia. No se trata realmente de tener niños pequeños, adolescentes o adultos.

En el etapa infantil Los conflictos giran en torno al desarrollo psicológico, afectivo y social de los menores, especialmente en la tensión, que se puede dar para promover la autonomía y mantener la protección que se necesita. Este ajuste suele acarrear muchos problemas: cómo promover la autonomía, la independencia y la responsabilidad en los niños de forma saludable (por ejemplo, la tensión entre «dar libertad» y «mantener límites y reglas», por ejemplo). No es posible que los niños sean autónomos y promuevan la responsabilidad. Su equilibrio a veces no es fácil de conseguir.

En el etapa de la adolescencia los conflictos suelen escalar, pero mucho dependerá de cómo haya ido la fase educativa anterior; es decir, como lo fue en la infancia en el ajuste entre autonomía y protección, entre normas y afectos, etc. puede conducir. Estos miedos pueden provenir de los padres, que terminan dificultando el crecimiento de sus hijos sin darse cuenta.

en la etapa de hijos adultos los problemas y conflictos tienen que ver con que los hijos ya empiezan a tener un tipo de relación más simétrica con los padres respecto a las etapas anteriores. Los niños comienzan a tener criterios, comportamientos, ideas o estilos de vida propios, lo que puede generar conflictos en la familia de origen y no manejar bien las diferencias normales de sus miembros. Muchos de los problemas tienen que ver con cómo afrontan la independencia de sus hijos, la creación de una nueva familia tras el matrimonio, la gestión de sus respectivas familias de origen, etc.

Un aspecto especialmente relevante es que, en muchas ocasiones, los padres se comportan de tal forma que están tratando de solucionar ellos mismos los problemas emocionales pendientes., de su propia biografía. Por ejemplo, episodios traumáticos que ocurrieron en la infancia (como abandono, descuido, etc.), necesidades que no fueron satisfechas y que ahora quieren cubrir en la relación con sus hijos.

Es muy importante poder ser consciente, porque en la mayoría de los casos se tratan pautas inconscientes que es necesario desarrollar para evitar conductas automatizadas y conflictos entre padres e hijos.

En otras ocasiones son los niños los que están tratando de resolver o lidiar con los problemas de los niños., asumiendo una responsabilidad y un rol que no le corresponde y que corresponde a su edad. En estos casos lo que ocurre es que no hay una clara diferenciación en la jerarquía y en los subsistemas de padres e hijos.

4) Entre hermanos: estos problemas pueden ocurrir en cualquier momento del ciclo de vida y dependiendo de ellos, son más frecuentes unos u otros. En las primeras etapas pueden surgir celos, competitividad, rivalidad o envidia entre los hermanos. Algunos de ellos incluso son necesarios para el correcto desarrollo emocional de los menores, con la ayuda de medidas educativas para algunos de los padres. El manejo es fundamental para aprender a gestionar futuros conflictos en la etapa adulta, pues aquí su carácter preventivo es muy importante.

5) Entre distintas generaciones que acuerden: con el ver, la percepción creciente de deterioro físico y mental o la eventual necesidad de ayuda pueden causar otros problemas. Si antes hablábamos de la importancia de la autonomía en los niños, en este momento la percepción de pérdida de autonomía puede generar un varón importante, afectando a toda la familia. Por ejemplo, el gasto de una casa de los abuelos para asistir o cuidar a los más pequeños puede ser motivo de conflictos y no se gestiona adecuadamente.

Por otro lado, el cambio social las que se producirán en los mayores deberán ser coadyuvantes, como la jubilación, pérdida de amistades o actividades gratificantes que den sentido a la vida, etc. el fenómeno de nido vacíoes decir, la salida de todos los hijos del núcleo familiar cuando se independizan puede generar en los padres sentimientos de soledad, inutilidad, culpa, falta de sentido, hostilidad y resentimiento, etc.

Si bien he hecho esta distinción de problemas a través de subsistemas familiares, es importante señalar que, en la medida en que una familia es un sistema, todos los miembros superiores se influyen mutuamente y el trabajo terapéutico, en general, deberá participar toda la familia, aunque el fuego se sitúa inicialmente en uno o más componentes.. Lo que inicialmente puede ser el problema puede estar relacionado o hablar de otras dificultades en otras partes del sistema familiar. Todo esto se va haciendo explícito en el trabajo terapéutico.

 

Ayuda para familias con problemas ¿Qué enfoque es mejor para resolver un problema o conflicto familiar?

Según el tipo de problema que tenga tu familia o pareja, el abordaje profesional será diferente. Se puede optar por mediación, orientación o terapia familiar, según sea el caso.. Si se trata de un tema más oportuno y limitado en el tiempo, por ejemplo, tomar una decisión importante sobre cómo abordar un problema único, tal vez la indicación sea la mediación o la orientación familiar.

Si necesitas incentivar un cambio o adquisición de recursos para hacer frente a una crisis más o menos sostenida en el tiempo, como educar a un adolescente con conductas disruptivas, también puedes optar por la orientación en algunos casos. , para la terapia.

Si nos encontramos con condiciones psicopatológicas o con un estado emocional masculino importante, donde se necesitan cambios más profundos en la estructura y dinámica familiar, el abordaje indicado sería la terapia familiar. En estos casos, los conflictos suelen estar manifestándose en situaciones más complejas y arraigadas, que requieren mayor profundización y especialización, lo que aporta terapia.

En Psyathome contamos con un sólido equipo de especialistas en mediación, orientación y terapia familiardesde una perspectiva integradora, que no le permite poder atender todo el espectro de dificultades de manera integral y ajustada en todo momento a las necesidades y características de la familia.

Este equipo podrá resolver cualquier duda y orientación en una primera sesión informativa gratuita para capitalizar su caso y determinar cuál sería un tratamiento más adecuado para manejar y solucionar los problemas de visión.

Para más información:

¿Qué es la terapia familiar?

¿Qué es la orientación familiar?

¿Qué es la mediación familiar?

Planes

Sexo enojado: ¿es saludable?

¿Qué es el sexo enojado? El sexo enojado es el compromiso de la agresión y la pasión reprimidas durante los actos sexuales que a menudo

¿ADD es lo mismo que ADHD?

Es posible que haya escuchado los términos ADD y ADHD usados ​​indistintamente. El trastorno por déficit de atención (ADD) y el trastorno por déficit de

¿Qué son los anticolinérgicos?

Los anticolinérgicos son un grupo de medicamentos recetados que bloquean la acetilcolina, una hormona cerebral (neurotransmisor) que juega un papel vital en las contracciones del

Jo Yurcaba – Mente muy bien

Reflejos Escritora freelance especializada en salud mental Editor de textos para proveedores de atención médica y blogs de hospitales Facilitador capacitado de Safe Zone, que

Tomar medicamentos psicotrópicos de manera segura

Si experimenta síntomas psiquiátricos significativos y persistentes, como depresión, ansiedad, cambios de humor, obsesiones y compulsiones, alimentación desregulada (es decir, atracones, purgas) o trastornos del

Tomar decisiones difíciles

Tener que tomar decisiones difíciles en la vida simplemente no sucede de vez en cuando, aunque todos los días tomamos decenas de decisiones, desde la

Superar la fobia a volar

Las estadísticas indican que el avión es el medio de transporte más seguro: la posibilidad de sufrir un accidente aéreo es de 1 en 2,4

Superar la hipocondria

Dejo que las enfermedades existan. A todos nos importa, pero cuando la preocupación se convierte en una obsesión y es infundada, estamos hablando de un