Psyathome

¿Qué es un estilo de apego preocupado?

¿Qué es un estilo de apego preocupado?

Apego preocupado

El estilo de apego preocupado (también conocido como estilo de apego ansioso-preocupado) se manifiesta como una gran ansiedad sobre las relaciones y conexiones en nuestras vidas.

Los estilos de apego se refieren a las emociones y comportamientos que un individuo tiene en torno a las relaciones significativas en sus vidas. Formamos un estilo de apego cuando somos niños pequeños, aunque estos estilos pueden cambiar con el tiempo en respuesta a las experiencias de la vida, el trauma y el tratamiento.

La investigación sobre los estilos de apego se debe en gran medida al trabajo de la Dra. Mary Ainsworth, una psicóloga del desarrollo que estudió cómo el apego de los niños afecta su respuesta a una situación desconocida.

Si su estilo de apego es preocupado, es posible que tenga una gran dificultad para confiar en las personas y tenga un fuerte temor a ser rechazado. Aunque es posible que desee relaciones cercanas e íntimas, su ansiedad por ser abandonado puede interferir con su capacidad para formar estas conexiones.

Rasgos del estilo de apego preocupado

Las personas con un estilo de apego preocupado tienden a tener baja autoestima y una visión negativa de sí mismos. Tienden a ver a los demás como superiores a ellos y, como tales, tienden a ser confiados y dependientes en las relaciones. Es importante recordar que, si tienes un estilo de apego preocupado, esto no significa que eres inferior a los demás, sino que eres sentir que eres inferior.

Si tiene un estilo de apego preocupado, es posible que tenga una fuerte necesidad de relaciones cercanas, miedo al abandono y al rechazo, y dificultad para confiar en los demás. Es posible que esté demasiado en sintonía con las emociones y los comportamientos de los demás, y puede tender a sacar conclusiones precipitadas sobre el estado de ánimo de su pareja debido a estos temores.

Si un niño tiene un estilo de apego preocupado, es probable que se aferre a su padre o cuidador y pueda presentar síntomas de ansiedad por separación. Pueden enojarse mucho cuando el padre los deja con otro cuidador y pueden expresar temor de que el padre no regrese. Al regreso de los padres, pueden correr inmediatamente hacia los padres en busca de consuelo.

Identificar el estilo de apego preocupado

Aunque el estilo de apego preocupado no es un diagnóstico oficial en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), puede manifestarse como un síntoma de algunos diagnósticos, entre ellos:

  • Trastorno límite de la personalidad: Las personas con TLP experimentan «esfuerzos frenéticos para evitar el abandono real o imaginario», que es un componente del estilo de apego preocupado.
  • Trastorno de ansiedad social (fobia social): Las personas diagnosticadas con trastorno de ansiedad social tienen una ansiedad intensa de que los demás las juzguen o piensen negativamente de ellas y pueden experimentar un apego preocupado.
  • Trastornos por uso de sustancias (SUD): La investigación ha demostrado que algunas personas con SUD pueden mostrar un estilo de apego preocupado.

Aunque el estilo de apego no predice definitivamente que un individuo desarrollará un diagnóstico específico, identificar su estilo de apego puede ayudar a informar cómo aborda las relaciones y puede ayudar a desarrollar un plan de tratamiento adecuado.

Causas del estilo de apego preocupado

Como ocurre con la mayoría de los aspectos de nuestra salud mental, los estilos de apego pueden verse influenciados por la genética. Sin embargo, las experiencias de la primera infancia y las interacciones con los cuidadores juegan un papel importante en cómo se desarrollan los estilos de apego.

Los eventos estresantes o traumáticos pueden hacer que un niño desarrolle un estilo de apego preocupado. Si un bebé experimenta respuestas inconsistentes del cuidador, desarrollará incertidumbre y ansiedad sobre si sus necesidades serán satisfechas. Si un padre está disponible y cariñoso a veces pero no está disponible en otros momentos, esto puede generar sentimientos de inseguridad en el niño porque el niño no puede entender o predecir el comportamiento del padre.

Un niño también puede desarrollar un estilo de apego preocupado si los padres son sobreprotectores. El niño puede darse cuenta de la ansiedad de los padres y puede temer que no estén seguros y necesiten una fuerte protección para evitar ser dañados.

En la edad adulta, una persona puede desarrollar rasgos de este estilo de apego si experimenta esta inconsistencia de una pareja romántica o un amigo. Las parejas que muestran un afecto inconsistente o comportamientos emocionalmente abusivos pueden causar inseguridad y ansiedad en torno al apego.

Por ejemplo, si tu pareja te dice constantemente que eres poco inteligente, incompetente e incapaz, puedes comenzar a creer estas cosas sobre ti mismo. Estas creencias pueden hacer que te aferres a tu pareja y confíes en ella para obtener protección y cuidados que no sientes que puedas brindarte a ti mismo.

Si un bebé experimenta respuestas inconsistentes del cuidador, desarrollará incertidumbre y ansiedad acerca de si sus necesidades serán satisfechas. Si un padre está disponible y cariñoso a veces pero no está disponible en otros momentos, esto puede generar sentimientos de inseguridad en el niño porque el niño no puede entender o predecir el comportamiento del padre.

Tratamiento para el estilo de apego preocupado

Las personas con un estilo de apego preocupado pueden tener problemas con las relaciones, las emociones y la salud mental como resultado de su estilo de apego. Sin embargo, la investigación ha demostrado que nuestro estilo de apego puede cambiar a lo largo de nuestra vida en respuesta a las experiencias y el tratamiento.

Si una persona con este estilo de apego tiene una condición de salud mental diagnosticable, puede beneficiarse de los servicios de terapia y otros tratamientos basados ​​en evidencia para ese diagnóstico. Las terapias de apego pueden abordar específicamente los estilos de apego desadaptativos.

Dado que los estilos de apego impactan en las relaciones, alguien con un estilo de apego preocupado que está en una relación a largo plazo puede beneficiarse de la terapia de pareja para trabajar en la identificación de sus emociones y comunicarse con su pareja de manera saludable. Los niños y adolescentes pueden beneficiarse de la terapia familiar para crear un vínculo más saludable con los cuidadores y otros miembros de la familia. La terapia de interacción entre padres e hijos es un tipo específico de terapia familiar que promueve un apego saludable.

Las investigaciones han demostrado que nuestro estilo de apego puede cambiar a lo largo de nuestra vida en respuesta a las experiencias y el tratamiento.

Lidiando con un estilo de apego preocupado

Identificar que tienes un estilo de apego preocupado es un paso importante para comprender tus comportamientos y emociones en tus relaciones. A continuación, puede utilizar este conocimiento para buscar el tratamiento adecuado y realizar cambios.

  • Aprende habilidades saludables de comunicación y comparta sus necesidades con sus seres queridos de una manera saludable, y practique el uso de su voz cuando tenga dificultades.
  • Desarrollar amistades y conexiones. con varias personas para que tenga un sistema de apoyo sólido y tenga varias personas a las que pueda recurrir cuando tenga dificultades.
  • Participar en la construcción de la autoestima para volverse más confiado y competente en sus habilidades.
  • Mantener técnicas saludables de autocuidado en el que puede confiar cuando tiene problemas.

Deja un comentario

Ann-Louise T. Lockhart, PsyD, ABPP

Reflejos Psicóloga pediátrica, entrenadora de padres, autora, propietaria de un próspero consultorio en San Antonio, Texas—Un Nuevo Día Psicología Pediátrica, PLLC Certificado por la junta

¿Qué es el hipocampo?

El hipocampo juega un papel fundamental en la formación, organización y almacenamiento de nuevos recuerdos, así como en la conexión de ciertas sensaciones y emociones

¿Cómo nos afecta la pornografía?

La verdad es que, en la actualidad, no tenemos información concluyente sobre exactamente cómo ver pornografía afecta a un individuo o sus actitudes sexuales. Uno