Psyathome

¿Qué es la terapia colaborativa?

¿Qué es la terapia colaborativa?

La terapia colaborativa se refiere a una forma de terapia en la que tanto el psicólogo como el cliente trabajan juntos para tomar decisiones sobre la mejor manera de proceder con el tratamiento. Se basa en varios principios clave de la práctica, que incluyen la colaboración, la responsabilidad, la integridad y el respeto.

Los terapeutas colaborativos se enfocan en capacitar a las personas para que superen sus problemas al establecer metas en colaboración e identificar los recursos para lograr esas metas.

La psicoterapeuta Harlene Anderson desarrolló la terapia colaborativa después de reconocer que la terapia a veces se ve obstaculizada por la falta de colaboración entre los terapeutas y sus clientes, en particular para aquellos que tienen dificultades para confiar en las figuras de autoridad.

Tipos de terapia colaborativa

La terapia colaborativa se refiere a una postura filosófica hacia la terapia más que a un tipo de terapia. Por esta razón, no existen formas específicas de terapia colaborativa que puedan identificarse. En cambio, se asocia con mayor frecuencia con el enfoque humanista de la psicoterapia, que incluye terapias como la terapia centrada en la persona y la psicoterapia existencial. Establecer una relación de colaboración con un terapeuta es un factor esencial en cualquier psicoterapia exitosa.

Los dos formatos principales de terapias colaborativas son dirigidos por el cliente y dirigidos por el terapeuta.

  • En terapia colaborativa dirigida por el clienteel cliente determina qué temas y problemas se discutirán y trabaja con el terapeuta para ayudar a priorizar las preocupaciones y los objetivos.
  • En terapia colaborativa dirigida por un terapeutael terapeuta participa más activamente en las sesiones de conducción al idear experimentos para que los clientes prueben sus creencias, reestructurar pensamientos o participar en otras formas de terapia cognitivo-conductual (TCC).

Técnicas de Terapia Colaborativa

Anderson señala que en la terapia colaborativa, «conectar, colaborar y construir con otros se convierte en actuaciones auténticas y naturales, no en técnicas.»

Aunque están presentes en muchos enfoques de la psicoterapia, hay siete ideas que se enfatizan y guían a los terapeutas colaborativos sobre cómo pensar sobre la relación terapéutica. Sin embargo, estas no son reglas o técnicas, y cada terapeuta puede ser creativo e idear sus propios métodos de terapia para cada cliente individual:

  1. Asociación conversacional de investigación mutua: El terapeuta y el cliente trabajan juntos con respeto, honestidad, empatía y autenticidad para compartir información con el fin de que el cliente comprenda completamente sus propios problemas.
  2. Experiencia relacional: Cuando los terapeutas pueden escuchar con atención y comprender la experiencia del cliente, pueden volverse más efectivos. El cliente es un experto en sus propias experiencias, y el terapeuta debe ser un experto en escucharlas.
  3. Sin saber: El cliente es la única persona que sabe lo que es estar en su situación. No saber implica suspender los juicios, no tratar de comprender rápidamente todos los aspectos de un problema y permitir que el cliente establezca la agenda de las sesiones.
  4. Ser público: El terapeuta es abierto sobre sus «pensamientos invisibles» para que el cliente nunca se quede preguntándose qué piensa el terapeuta sobre ellos. Esto puede incluir pensamientos que son profesionales (p. ej., sobre diagnósticos), personales (p. ej., juicios) o teóricos (p. ej., hipótesis). Esto no es lo mismo que la auto-revelación; más bien, es compartir pensamientos sobre el cliente y el proceso terapéutico.
  5. Vivir con incertidumbre: No se espera que los médicos tengan todas las respuestas, sino que deben sentirse cómodos viviendo con incertidumbre. Esto significa que pueden concentrarse en lo que está sucediendo en el momento durante la terapia, en lugar de sentir la necesidad de guiar constantemente el proceso.
  6. Mutuamente transformando: La terapia es un proceso activo tanto para el cliente como para el terapeuta, en el que cada uno trabaja constantemente para transformarse a sí mismos y su relación juntos.
  7. Orientación hacia la vida ordinaria cotidiana.: La terapia se concibe como una réplica de la vida exterior, más que como un espacio separado. Como tal, el terapeuta puede ayudar al cliente a encontrar formas de avanzar en la vida diaria, en lugar de volverse dependiente de la terapia.

En qué puede ayudar la terapia colaborativa

La terapia colaborativa no está diseñada para ayudar con ningún trastorno específico. Es un método de transformación que se puede aplicar a cualquier problema que esté experimentando el cliente.

En lugar de tratar de encontrar soluciones para problemas específicos, ayuda a los clientes a darse cuenta de cómo piensan acerca de sus problemas, lo que puede ayudarlos a tomar el control de sus propios sentimientos y comportamientos.

La terapia colaborativa puede ser particularmente útil para las personas que no han tenido éxito en la terapia en el pasado debido a la falta de confianza en su terapeuta. Las ideas del cliente siempre se respetan en este enfoque terapéutico y nunca se juzga ni culpa al cliente por sus sentimientos o comportamientos.

La terapia colaborativa es un enfoque centrado en el cliente que pone énfasis en la colaboración, la honestidad, el respeto y el empoderamiento tanto del terapeuta como del cliente. Al trabajar juntos como socios en la relación terapéutica, los clientes pueden entablar una conversación significativa sobre lo que quieren cambiar.

Beneficios de la terapia colaborativa

A continuación se muestra una lista de beneficios específicos exclusivos de la terapia colaborativa:

  • Se respetan las experiencias de los clientes: Aunque los terapeutas deben ser expertos en su campo, el cliente es el que más conoce su propia vida. Por lo tanto, los clientes pueden aportar información valiosa a las sesiones de terapia. A menudo saben más sobre sus problemas que los psicólogos, quienes pueden no tener experiencia de primera mano con ciertas condiciones.
  • El cliente ha aumentado la percepción: A medida que el cliente y el terapeuta trabajan en colaboración para resolver problemas, pueden obtener una mejor comprensión de los problemas involucrados. También pueden trabajar juntos para identificar pequeños cambios que pueden conducir a mayores éxitos.
  • Se incrementa el compromiso del cliente: El cliente se convierte en un socio en la terapia, en lugar de que solo se le diga qué hacer sin entender por qué tiene que hacerlo. Este enfoque puede hacer que los clientes se sientan más motivados con respecto al proceso.
  • El empoderamiento del cliente aumenta: Al empoderar al cliente en la terapia colaborativa, el objetivo es ayudarlo a aprender habilidades que pueda continuar usando en su vida después de que finalicen las sesiones.
  • La participación del cliente en el tratamiento aumenta: Los clientes que participan en una terapia de «mutua transformación» están listos para asumir un papel activo en la comprensión de cómo contribuyen a sus propios problemas y qué cambios les gustaría hacer. Es más probable que sigan adelante con las tareas difíciles, incluidas las tareas escolares.

Eficacia de la terapia colaborativa

La terapia colaborativa es una postura filosófica hacia la terapia más que un conjunto de técnicas terapéuticas para ser evaluadas empíricamente. Por tanto, dado que la metodología puede variar mucho, no se han realizado análisis sistemáticos de la eficacia de la terapia colaborativa. Sin embargo, otros tipos de terapia que se basan en el enfoque colaborativo, como la terapia cognitivo-conductual, tienen un amplio apoyo empírico.

Cosas para considerar

La terapia colaborativa puede no ser el enfoque adecuado para todos los clientes. Las personas que prefieren un formato estructurado o un terapeuta más directivo pueden no responder bien a este enfoque.

Además, puede ser difícil saber si su terapeuta se adhiere a los principios de la terapia colaborativa dado que no hay instrucciones manuales de este enfoque terapéutico.

Cómo empezar

¿Estás interesado en iniciarte en la terapia colaborativa? A continuación se detallan los pasos para comenzar:

  1. Encuentre un terapeuta colaborativo: Los terapeutas colaborativos no necesariamente se anuncian a sí mismos como tales. Una buena manera de encontrar a alguien que ofrezca este enfoque es preguntándole sobre su orientación terapéutica específica. Además, verifique si aceptan un seguro y considere cómo puede pagar sus sesiones.
  2. Asista a su primera cita: Esta cita es el momento de hablar sobre sus propios objetivos y expectativas para la terapia. Si asiste a terapia en línea, espere que su primera cita consista en una sesión de video. Puede prepararse para esta cita pensando en lo que quiere discutir con su terapeuta y las metas que quiere lograr.

Deja un comentario

shanon lee muy bien mente

Reflejos Escritor de salud, bienestar, paternidad, raza y cultura Las firmas incluyen Healthline, HuffPost, Parents, Women’s Health and Prevention Magazine Defensor de la salud mental

¿Qué es patologizar?

¿Qué es patologizar? La patologización ocurre cuando las personas tratan a los demás de manera diferente o clasifican mentalmente a alguien como anormal. Esto puede

Los 11 mejores cuencos tibetanos de 2022

Investigamos, probamos, revisamos y recomendamos de forma independiente los mejores productos; obtenga más información sobre nuestro proceso. Si compra algo a través de nuestros enlaces,

Ansiedad social o fobia

¿Qué es la fobia social? Tienes fobia social y temes a las situaciones sociales., los evitas o tienes pensamientos negativos sobre ellos. Probablemente estés preocupado