Psyathome

¿Qué es el pesimismo?

¿Qué es el pesimismo?

La Asociación Estadounidense de Psicología define el pesimismo como «la actitud de que las cosas saldrán mal y que es poco probable que se cumplan los deseos o metas de las personas». Una persona con una personalidad pesimista tiende hacia una visión más negativa, o algunos podrían decir, realista, de la vida. Los optimistas, por otro lado, ven las cosas de manera más positiva.

Los pesimistas suelen esperar resultados negativos y desconfían cuando las cosas parecen ir bien. Los optimistas esperan que sucedan cosas buenas y buscan el lado positivo cuando la vida no sigue su camino.

El pesimismo no es un rasgo al que aspire la mayoría de la gente. A menudo se asocia con la negatividad, una actitud «semillena», depresión y otros trastornos del estado de ánimo. Sin embargo, una buena dosis de pensamiento negativo no es necesariamente del todo mala. Si bien a todos se nos dice a menudo que sonríamos, que pensemos en el lado positivo y que hagamos limonada con limones, eso no siempre es práctico, aconsejable o saludable. De hecho, a veces un poco de pesimismo puede ser algo bueno.

¿Cómo lo sabes?

¿Cómo puedes saber si tiendes a ser más pesimista? Algunos signos incluyen:

  • Te sorprendes cuando las cosas realmente funcionan.
  • No persigues lo que quieres porque piensas que probablemente fracasarás.
  • Siempre te enfocas en lo que puede salir mal en una situación.
  • Piensas que los riesgos casi siempre superan los beneficios.
  • Experimentas el síndrome del impostor y subestimas tus propias habilidades.
  • Tiendes a concentrarte en tus defectos o debilidades en lugar de tus fortalezas.
  • A menudo te molesta el alegre optimismo de otras personas.
  • A menudo te involucras en un diálogo interno negativo.
  • Asumes que todas las cosas buenas llegarán a su fin eventualmente.
  • Le resulta más fácil vivir con el statu quo que cambiar las cosas para mejor.

Si bien es posible que no experimente todas estas cosas o piense de esta manera todo el tiempo, los pesimistas tienden a involucrarse en muchos de estos tipos de pensamiento hasta cierto punto.

El espectro de optimismo-pesimismo

Los psicólogos ven el pesimismo y el optimismo como un espectro con cada uno de nuestros puntos de vista y personalidades situados en algún lugar a lo largo de esa línea. En cualquier extremo del espectro, el pesimista puro puede sentirse miserable y el optimista puro puede estar separado de la realidad.

La mayoría de las personas se encuentran en algún lugar en el medio del espectro de pesimismo-optimismo.

Todo el mundo tiene sus altibajos cuando el pensamiento es más negativo o positivo. Las circunstancias de la vida y los efectos del tiempo y la experiencia también pueden afectar nuestro relativo pesimismo u optimismo.

Las personas también suelen ser más optimistas sobre un área de la vida y menos optimistas sobre otra. Sin embargo, el estado de ánimo y el pensamiento de las personas generalmente se inclinan hacia un extremo u otro de ese espectro, lo que da como resultado personalidades que son más o menos pesimistas u optimistas.

Hay muchas razones por las que ciertas personas terminan con una personalidad más o menos negativa, entre ellas:

  • Genética
  • Dinámica de la familia
  • Experiencias anteriores
  • Factores sociales y ambientales.

Aquellos con perspectivas más pesimistas tienden a tener menor apoyo social, menor resiliencia, menor capacidad para hacer frente al estrés y una mayor propensión a la depresión y los trastornos de ansiedad.

Impacto de los estilos de pensamiento

Una diferencia clave entre cómo piensa un optimista y un pesimista tiene que ver con su estilo explicativo, que es esencialmente la forma en que las personas interpretan lo que sucede en sus vidas. Un optimista tomará eventos positivos y los magnificará mientras minimiza lo negativo en una situación; un pesimista hará lo contrario y minimizará lo positivo mientras aumenta el enfoque en lo negativo.

La tendencia a minimizar lo negativo, uno de los rasgos de los optimistas que los alienta a soñar en grande y los alienta a seguir intentándolo incluso después de enfrentar reveses, también puede producir una falsa sensación de seguridad que puede hacer que los optimistas no conciban posibles. dificultades y hacer planes para ellas. También puede llevarlos a sentirse sorprendidos cuando las cosas no salen como ellos quieren.

Sin embargo, estos mismos rasgos (minimizar lo negativo y maximizar lo positivo) pueden ayudar a un optimista en tiempos difíciles que podrían enviar a un pesimista a un lugar más oscuro e indefenso.

Un optimista puede buscar nuevas soluciones en lugar de detenerse en los problemas; a menudo tendrán esperanza para el futuro y las habilidades de afrontamiento para superar los momentos difíciles, preparándolos para convertir una situación negativa en una positiva.

Numerosos estudios han apuntado a la conclusión de que es más importante para la buena salud ser menos pesimista que ser más optimista.En otras palabras, no necesitas ser demasiado alegre para cosechar los beneficios de no ser demasiado negativo. La clave parece provenir de limitar el impacto negativo en la salud de los pensamientos demasiado pesimistas, mientras que el pensamiento puramente positivo no tiene un efecto tan grande.

Beneficios del pesimismo

Si bien los factores que contribuyen al pesimismo son en su mayoría negativos, el pesimismo tiene un lado positivo. De hecho, puede haber algunos beneficios reales con una buena dosis de pesimismo. Específicamente, los pesimistas a menudo están mejor preparados para tiempos difíciles y pueden evitar riesgos que los pensadores más optimistas podrían ignorar.

La investigación ha demostrado que los pesimistas tienden a prever los obstáculos más fácilmente, ya que esperan que las cosas salgan mal. Esto significa que es más probable que planifiquen para las dificultades. Un estudio de 2013 publicado en el Revista de Investigación en Personalidad descubrió que los pensadores negativos también tienen más probabilidades de construir redes de seguridad, están más preparados (práctica y emocionalmente) cuando las cosas van mal y no encuentran que su visión del mundo esté en crisis cuando suceden cosas malas.

Un estudio de 2013 en Psicología y Envejecimiento encontró una correlación entre subestimar la satisfacción con la vida futura con resultados positivos de salud y longevidad en adultos mayores.En otras palabras, el estudio encontró que pensar que tu vida sería no ir bien se vinculó con algunos beneficios para la salud.

Riesgos del pesimismo

Hay muchos inconvenientes claros de demasiado pesimismo. Algunas de las principales trampas de ser demasiado pesimista:

  • Insistir en pensamientos negativos es malo para el bienestar. Los estudios sugieren que las mujeres pueden tener tasas más altas de depresión porque tienen tasas más altas de rumiación, melancolía y reflexión. La rumiación y la cavilación son componentes del pensamiento pesimista.
  • El pensamiento demasiado negativo contribuye a la depresión y la ansiedad.. Los síntomas clave de los trastornos de ansiedad son la preocupación excesiva, la rumiación y el pensamiento del peor de los casos. Asimismo, el bajo estado de ánimo, los pensamientos negativos, la baja autoestima y la preocupación no son solo características de los pensadores pesimistas, sino también factores en la depresión.
  • El pesimismo contribuye a los efectos negativos para la salud. Una perspectiva negativa se asocia con una serie de otros riesgos elevados para la salud, como enfermedades cardíacas, así como con la mortalidad general.
  • Los pesimistas tienden a tener más estrés y menos habilidades de afrontamiento.. Un estudio mostró que en las personas mayores, el pesimismo también se correlaciona con niveles más altos de estrés, más enfoque en las partes menos positivas de su vida y una mayor tendencia a mirar hacia atrás en la vida con más negatividad en general, lo que reduce la satisfacción con la vida.

Los optimistas experimentan niveles de estrés más saludables y una mayor percepción de satisfacción con la vida. Por el contrario, las personas pesimistas tienden a experimentar más aislamiento, más conflicto y estrés, peor salud y menos bienestar.

Un estudio de 2015 encontró que «un mayor optimismo se asoció con un mejor ajuste fisiológico a una situación estresante, mientras que un mayor pesimismo se asoció con un peor ajuste psicológico al estrés».

Otro componente preocupante del pesimismo es que puede hacer que las situaciones estresantes se sientan peor de lo que realmente son. Por otro lado, un pensamiento más optimista puede ser de gran ayuda al hacer frente a eventos desafiantes.

Beneficios y desventajas del optimismo

Visto de cierta manera, uno de los mayores riesgos de ser pesimista es no siendo optimista. Importantes investigaciones científicas han encontrado que los optimistas tienden a ser más saludables, más felices, más exitosos (económicamente, socialmente y en muchas otras formas) y disfrutan de relaciones más sólidas y satisfactorias.

Pero vivir en el lado positivo no siempre es soleado. Los inconvenientes del optimismo incluyen una mayor propensión a asumir riesgos injustificados en términos de salud y seguridad personal, como no abrocharse el cinturón de seguridad o no vacunarse, o en finanzas, como invertir en una empresa comercial riesgosa.

Incluso al considerar los posibles inconvenientes, los beneficios del optimismo son enormes.

  • El pensamiento positivo se correlaciona con una gran satisfacción en la relación en las parejas de novios.
  • Un mayor optimismo también está relacionado con una mayor probabilidad de buscar apoyo social en momentos de estrés y dificultades y niveles más bajos de conflictos interpersonales.
  • Los niveles más altos de optimismo en las parejas casadas también se correlacionan con una mejor salud. Los estudios han demostrado que el nivel de optimismo de una pareja juega un papel en la promoción de la salud de ambas partes.
  • El optimismo se asocia con tipos de personalidad más cálidos y extrovertidos, y el pesimismo se asocia con estilos interpersonales más hostiles y sumisos.
  • La investigación ha relacionado el optimismo con una mayor longevidad.
  • El optimismo también se asocia con una mayor satisfacción con la vida, habilidades de afrontamiento, apoyo social y resiliencia.

Los pesimistas pueden sorprenderse menos cuando ocurren las crisis, pero los optimistas no permanecen en situaciones negativas por tanto tiempo, ya que tienden a concentrarse en encontrar soluciones en lugar de reflexionar sobre lo que salió mal.

Consejos y trucos

Entonces, ¿cómo puede mantenerse optimista sin perder oportunidades para mantenerse preparado para las crisis? Hay una serie de pasos que puede tomar:

Espere lo mejor, planifique para lo peor

El enfoque de esperar lo mejor y planificar lo peor le permite disfrutar de los muchos beneficios del optimismo sin dejarse vulnerable y sin preparación. Para obtener los beneficios que ofrece el pensamiento pesimista, piense en las cosas que pueden salir mal y trate de encontrar planes de respaldo y contingencias para lidiar con lo inesperado. Luego, concéntrese en lo positivo mientras tiene en cuenta estas opciones de planes alternativos.

Recuerda lo importante

Saborea y recuerda lo que tienes y apunta a cultivar la gratitud. Tómese el tiempo para hacer un inventario de sus propias fortalezas y recursos. El estrés se produce cuando sentimos que las demandas de una situación exceden nuestros recursos para manejarlas. Tener en cuenta los recursos disponibles puede reducir el estrés y ayudarlo a sentirse empoderado a medida que avanza en la vida.Esta forma de pensar puede ser de gran ayuda cuando se enfrenta a una crisis.

Practicar la atención plena es otra estrategia útil. Mindfulness es una técnica que consiste en centrarse en el aquí y ahora en lugar de preocuparse por el pasado y el futuro.

Recuerda que todo lo que enfrentes pasará

Una cosa que la investigación de la psicología positiva nos ha enseñado es que los contratiempos importantes no hacen que las personas se sientan infelices durante el tiempo que se predice. Después de algunas semanas o meses, las personas que han experimentado una crisis importante generalmente regresan a su nivel regular de felicidad (o infelicidad).

Los optimistas tienden a sentirse más felices en general y los pesimistas tienden a sentirse menos felices que eso. Si eres pesimista, siempre es posible aprender a convertirte en optimista. A veces, soportar una crisis te proporciona la motivación adecuada para hacerlo.

Una palabra de Psyathome

«Hacer lo mejor de las cosas» puede ser un cliché, pero este enfoque puede ser la clave para la buena salud, la longevidad y el disfrute de la vida. De hecho, los estudios muestran que, aparte de los que viven en la pobreza, las personas con mucho dinero generalmente no son más felices que las personas con poco.

De hecho, son los que tienen amigos cercanos y un fuerte sentido de comunidad, los que sienten gratitud y los que tienen un sentido de la vida los que se sienten más felices. La conclusión es que una inclinación general hacia el optimismo es ideal, con un poco de pesimismo incluido.

Deja un comentario

Biografía de Mihaly Csikszentmihalyi

«Incluso sin éxito, las personas creativas encuentran alegría en un trabajo bien hecho. Aprender por sí mismo es gratificante». — Mihaly Csikszentmihalyi de Creatividad: flujo

Mujeres que quieren demasiado

La ninfomanía, también conocida como hipersexualidad femenina, es una adicción interminable, una adicción al sexo que afecta a todos los ámbitos de la vida y

Personalidad obsesiva

En nuestra vida laboral y personal, es normal ver cuando seremos más estrictos y rígidos. Sin embargo, si eres muy rígido, excesivamente rígido, siempre quieres