Psyathome

¿Qué es el abuso infantil?

El abuso infantil es el trato injusto de un niño. Puede ser en forma de abuso físico, emocional o sexual. Esta forma de abuso también puede reconocerse como la explotación de un niño, así como la falta de cuidado adecuado de un niño, también conocida como negligencia.

Los niños que son objeto de abuso por lo general experimentan daños a su salud, bienestar y autoestima.

Este artículo cubre las muchas formas de abuso infantil, cómo cada forma afecta el bienestar mental y físico de un niño y analiza cómo se puede tratar el trauma infantil.

Indicadores de abuso infantil

Cuando un niño sufre malos tratos por parte de un cuidador u otra persona, hay signos que pueden indicar abuso. Éstos incluyen:

Señales de abuso físico

  • Lesiones faciales inexplicables
  • Lesiones en antebrazos
  • Marcas de quemaduras en la piel
  • Moretones en las orejas
  • Lesiones orales y dentales
  • Dislocaciones alrededor del cuerpo
  • Daño interno
  • Vómitos o dificultad para respirar debido a un traumatismo craneal

Señales de abuso sexual

  • Moretones alrededor de los genitales
  • Dolor al orinar o defecar
  • Secreción alrededor de las áreas genital o rectal
  • Dificultad para caminar o sentarse

Signos de negligencia

  • Mala higiene
  • Ropa inadecuada durante las estaciones.
  • Falta de acceso a la atención médica.
  • Empeoramiento de las condiciones médicas
  • Heridas mal cuidadas
  • Perdida de cabello
  • Desnutrición
  • Bajo peso

Señales de comportamiento de abuso infantil

Tipos de abuso infantil

El abuso infantil se comete en proporciones epidémicas en los Estados Unidos. Cada año, aproximadamente un millón de niñosse ven privados de una infancia normal y libre de daños. En cambio, están sujetos a los horrores del maltrato en sus etapas formativas.

El abuso de niños puede tomar diferentes formas, que se enumeran a continuación.

Abuso físico

Esta forma de abuso se refiere al daño físico deliberado de un niño por parte de los padres o cuidadores. El maltrato físico afecta a alrededor del 18% de los niños maltratados, y es una de las principales causas de muerte infantil: el homicidio ocupa el segundo lugar por la pérdida de vidas de bebés menores de un año.

El abuso físico puede implicar golpear a un niño con las manos o con un objeto. Quemar, morder o sujetar físicamente a un niño con la intención de hacerle daño también se considera abuso físico.

Los niños de todas las razas, etnias y grupos económicos pueden estar sujetos a abuso físico. Sin embargo, se observa más comúnmente en niños y bebés.

Un niño también corre un mayor riesgo de abuso físico cuando vive con una discapacidad o está bajo el cuidado de una madre soltera.

También existe una mayor posibilidad de violencia cuando un niño se cría en la pobreza o en un hogar donde la violencia doméstica es rampante. Lo mismo ocurre en situaciones en las que un niño crece con un adulto sin parentesco o con más de dos hermanos en casa.

Abuso emocional

Es posible que esta forma de abuso no siempre tenga los signos aparentes inmediatos de daño físico, pero no es menos dolorosa.

El abuso emocional ocurre cuando un padre/cuidador degrada, aterroriza, aísla o explota a un niño. Esto se ve cuando un niño es constantemente criticado, amenazado, rechazado o no recibe apoyo ni amor mientras crece.

En 2010, el Informe Federal de Estadísticas de Maltrato Infantil indicó que el 8% de todos los casos denunciados de maltrato infantil involucran abuso emocional. Existe la posibilidad de que los casos de abuso emocional sean incluso mayores que los denunciados.

abuso sexual

El abuso sexual se refiere a la participación forzosa de los niños en actos sexuales. También puede implicar obligar a un niño a participar en actos sexuales que no comprende completamente. Este abuso también puede obligar a los niños a participar en actos sexuales que no comprenden completamente.

El abuso sexual incluye agresión sexual, violación, incesto, caricias, contacto sexual oral, explotación sexual comercial de niños o penetración genital/anal. El abuso sexual es una forma preocupantemente común de abuso infantil. Al llegar a la edad adulta, se estima que el 26% de las niñas y el 5% de los niños experimentarán este maltrato.

Si bien el contacto sexual generalmente constituye el abuso sexual, el trato inadecuado sin contacto también puede incluirse en la clasificación de abuso. Esto incluye la exposición de un niño a la actividad sexual o tomar fotografías inapropiadas de los niños.

Negligencia

Este es el fracaso de un cuidador/padre para satisfacer las necesidades más básicas de un niño. Es la forma más común de abuso infantil donde aproximadamente dos tercios de los informes a los servicios de protección infantil se realizan por preocupaciones de negligencia infantil.

La negligencia adopta muchas formas y se puede observar cuando un niño no es llevado a citas médicas periódicas o cuando un cuidador le niega el acceso a la atención médica.

Esta forma de abuso también es evidente cuando un niño no recibe la atención nutricional adecuada o cuando los niños están expuestos a sustancias nocivas como las drogas.

Impacto del abuso infantil

El abuso tiene efectos de gran alcance en todos los aspectos del bienestar de un niño.

Impacto del abuso físico

Físicamente, los niños pueden sufrir dolores de fracturas, quemaduras, desfiguración facial o corporal, e incluso convulsiones provocadas por maltrato corporal. Los efectos mentales de este tratamiento pueden dejar a los niños con trastorno de estrés postraumático o incluso con retraso cognitivo.

Impacto del abuso emocional

El abuso emocional puede causar una desconexión en el sentido de sí mismo de un niño. Este abuso podría ser responsable de alteraciones negativas en el cerebro, ansiedad, depresión, baja autoestima, comportamientos hostiles y hábitos delictivos notorios como el consumo de alcohol en la edad adulta temprana.

Impacto del abuso sexual

El abuso sexual de los niños tiene efectos tanto inmediatos como a largo plazo en su bienestar. Los sobrevivientes de abuso sexual infantil pueden sentir ira, culpa y vergüenza por el trato que han sufrido.

Los niños que han experimentado abuso sexual también corren un mayor riesgo de desarrollar ansiedad, depresión y conductas sexuales inapropiadas en la vida. En años posteriores, estos sobrevivientes pueden experimentar problemas como alcoholismo, dependencia de drogas, dificultades matrimoniales/familiares y una preocupante preocupación por el suicidio.

Impacto de la negligencia

Un niño que se queda sin las herramientas útiles y el cuidado para un desarrollo adecuado puede tener un desempeño deficiente en la escuela. Este niño también es probable que muestre problemas emocionales y de comportamiento como resultado de su abandono.

Dificultades posteriores en la vida, como enfermedades hepáticas y cardíacas, también pueden atribuirse al mal trato recibido en la infancia.

Cómo manejar los efectos del abuso infantil

En casos sospechosos de abuso infantil a manos de un padre o cuidador, este trato debe informarse a los servicios de protección infantil u otras agencias policiales relevantes.

A continuación, se debe estabilizar a los niños que han sufrido abusos físicos y se deben realizar exámenes para determinar el alcance de los malos tratos soportados.

Las víctimas de abuso físico, emocional y sexual, así como los niños que han sufrido negligencia, necesitan atención adecuada. Estos niños pueden estar protegidos mediante tratamientos como psicoterapia, medicamentos o una combinación de ambos.

La terapia es útil para abordar los problemas relacionados con el abuso y la negligencia. También es necesario enseñar al niño comportamientos apropiados para las relaciones adulto-niño. La terapia también puede proporcionar un sistema de apoyo para los niños maltratados.

Se pueden recomendar medicamentos para el TEPT, la ansiedad, la depresión y otros dolores asociados con el tratamiento abusivo.

El maltrato es algo doloroso de experimentar durante el desarrollo. Las diferentes formas de abuso infantil tienen efectos de largo alcance en el bienestar, pero pueden manejarse usando los métodos correctos.

Una palabra de Psyathome

El abuso infantil es una forma alarmantemente común de abuso. Con muchas formas diferentes, los niños están expuestos a múltiples efectos dominó del maltrato al que han sido sometidos. Si bien la recuperación de una vida marcada por la agresión física, la violencia sexual o el abandono puede ser difícil, la curación es posible. Poner a un niño afectado por el abuso en terapia o administrarle medicamentos para manejar los resultados adversos son formas efectivas de manejar el abuso infantil. Para proteger a un niño contra el abuso, es importante denunciar los casos sospechosos de malos tratos a las autoridades correspondientes.

Deja un comentario

El cuestionario de personalidad tipo A

1. ¿Te encuentras apurado la mayoría de las veces? 2. ¿Rechinas los dientes cuando estás despierto o dormido? 3. ¿Le resulta difícil concentrarse completamente en

¿Qué es la ley de la atracción?

¿Qué es la ley de la atracción? La ley de la atracción es una filosofía que sugiere que los pensamientos positivos traen resultados positivos a

Problemas de la convivencia

Hay varias razones por las que decidiste vivir con tu pareja: Razones económicas. Si compartes piso, ahorras en tus gastos. Planes futuros o matrimonio. Hace

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso