Psyathome

Prevalencia de los trastornos alimentarios en los niños

Pregunta: Mi hijo tiene 13 años y medio. Siempre tuvo mucho sobrepeso y comió principalmente comida chatarra como McDonald’s o pizza la mayor parte de su vida. Cuando comenzó a atravesar la pubertad, creció 4 pulgadas y perdió 25 libras. El problema es que se ha obsesionado con su peso y continúa perdiendo más y más peso. Su peso más alto fue 169 y ahora ha bajado a 117 libras. También ha cambiado su dieta por completo. Se ha vuelto un loco por la salud y hace ejercicio todo el tiempo. No tengo ningún problema con esa parte.

Estoy muy preocupada ya que él es todo piel y huesos y parece estar muy feliz por la pérdida de peso. Dice que no puede adelgazar lo suficiente. ¿Que puedo hacer? Todos sus familiares le siguen diciendo que ahora está «demasiado flaco», incluido su pediatra. Solo come alimentos saludables, pero tal vez no lo suficiente. ¿Cómo puedo hacer que vuelva a subir de peso? ¿No son 117 libras demasiado delgadas? Meryl, Brooklyn, Nueva York

Respuesta: A su edad, 117 libras en realidad está justo por encima del promedio. Sin embargo, eso no significa que sea un peso saludable para él. En lugar de solo mirar el peso de un niño, es más importante conocer su índice de masa corporal.

Sin embargo, los trastornos alimentarios son comunes y muchas personas creen que han alcanzado niveles epidémicos. Según algunas estimaciones, alrededor del 5 % de las mujeres y el 1 % de los hombres sufren un trastorno alimentario, como anorexia nerviosa o bulimia. Y dado que la mayoría de estos trastornos alimentarios comenzaron en la adolescencia (76 % entre los 11 y los 20 años y 10 % en niños menores de 10 años), los padres y los pediatras deben aprender a reconocer, prevenir y tratar a los niños con trastornos alimentarios. .

Los trastornos alimentarios pueden causar problemas médicos (desnutrición, deshidratación, riñones, corazón e hígado) y psicológicos (depresión, baja autoestima, ansiedad) graves y potencialmente mortales, por lo que la identificación temprana es importante.

¿Tu hijo podría tener un trastorno alimentario?

¿Su hijo tiene bajo peso?

Los niños con un IMC inferior al percentil 5 para su edad suelen tener un peso inferior al normal.

Sin embargo, para su peso, ya tendría que medir más de 6 pies de altura para tener un IMC por debajo del percentil 5, por lo que su peso puede estar bien.

¿Es tan alto? Ya que lo describe como tan flaco, es muy posible que sea…

Es más importante conocer su IMC, que tiene en cuenta su altura y peso, y no solo su peso.

Signos de un trastorno alimentario

De hecho, mencionó muchos de los signos y síntomas comunes que generarían cierta preocupación de que su hijo tenga o esté desarrollando un trastorno alimentario, incluido que:

  • Ha seguido perdiendo peso, aunque ahora está ‘demasiado flaco’
  • Tiene una obsesión con su peso.
  • Ejercicios todo el tiempo
  • Es posible que no esté comiendo suficientes alimentos y recibiendo suficientes calorías.

Aunque algo de lo que menciona puede ser normal, especialmente que quiere hacer ejercicio, comer alimentos saludables y ser un ‘loco por la salud’, el hecho de que sienta que ‘no puede adelgazar lo suficiente’ probablemente debería considerarse un gran problema. señal de advertencia.

En general, puede sospechar que un niño tiene un trastorno alimentario si presenta alguno de los siguientes síntomas clásicos, como:

  • Tener bajo peso, perder peso o no aumentar de peso normalmente. Tenga en cuenta que incluso los niños que parecen tener un peso saludable pueden tener un trastorno alimentario según lo que estén haciendo para mantener su peso. Los niños pueden incluso tener sobrepeso y tener un trastorno alimentario.
  • Tener un miedo intenso a aumentar de peso o engordar, especialmente si su hijo tiene bajo peso
  • Tener una imagen corporal alterada, lo que significa que su hijo piensa que tiene sobrepeso, aunque en realidad tenga un peso inferior al normal o un peso saludable.
  • Episodios de atracones
  • Tratar de evitar el aumento de peso mediante la realización de vómitos autoinducidos, mal uso de laxantes, diuréticos, enemas u otros medicamentos, ayuno o ejercicio excesivo.
  • Negarse a comer y seguir una dieta

Los niños con signos más sutiles pueden ser más difíciles de diagnosticar o descubrir. Estos signos menos obvios de un trastorno alimentario pueden incluir:

  • Vasos sanguíneos rotos en los ojos.
  • Desarrollo de rituales alimentarios.
  • Desaparecer después de las comidas (quizás para vomitar)
  • Fluctuaciones dramáticas de peso
  • Hacer ejercicio compulsivamente
  • vello facial excesivo
  • Perdida de cabello
  • Cambios de humor
  • No querer comer cerca de otras personas.
  • Personalidad de tipo perfeccionista, o si es un adolescente, un gran triunfador en la escuela.
  • Negarse a comer ciertos alimentos
  • Sensibilidad al frío
  • Saltarse las comidas
  • Glándulas salivales inflamadas
  • Tomar medicamentos de venta libre o naturales para bajar de peso
  • Caries dental
  • Usar ropa holgada para ocultar la pérdida de peso.
  • Comportamiento retraído

Detección de un trastorno alimentario

Si detecta algunos de los primeros signos de advertencia de un trastorno alimentario en su hijo, puede hacer algunas preguntas de detección para obtener más información. Según el Programa Nacional de Detección de Trastornos de la Alimentación, estos incluyen:

  • ¿Tienes miedo de tener sobrepeso?
  • ¿Ha seguido comiendo en exceso y siente que no podrá parar?
  • ¿Te sientes extremadamente culpable después de comer?
  • ¿Vomita o tiene ganas de vomitar después de las comidas?
  • ¿Sientes que la comida controla tu vida?

La Academia Estadounidense de Pediatría también sugiere preguntarle a su hijo:

  • ¿Qué crees que deberías pesar?
  • ¿Cuánto es lo máximo que has pesado? ¿Qué altura tenías entonces? ¿Cuando fue eso?
  • ¿Cuánto es lo mínimo que ha pesado en el último año? ¿Qué altura tenías entonces? ¿Cuando fue eso?
  • Ejercicio: ¿cuánto, con qué frecuencia, nivel de intensidad? ¿Qué tan estresado estás si te saltas un entrenamiento?

Las respuestas de su hijo a estas preguntas pueden ayudarlo a descubrir si tiene o no alguno de los síntomas más clásicos de la anorexia o la bulimia. También puede preguntar si alguno de los amigos de sus hijos tiene un trastorno alimentario. Y no ignore las señales de advertencia en los niños más pequeños.

Tenga en cuenta que el 10 % de las personas con trastornos de la alimentación comienzan antes de los 10 años. Por lo tanto, incluso si a su hijo de 8 o 9 años le preocupa engordar o habla de hacer dieta, busque otras señales de alerta de que puede tener un problema de alimentación. trastorno.

En este punto, es probable que su hijo necesite una evaluación adicional de un profesional de la salud que tenga experiencia en el tratamiento de adolescentes con trastornos alimentarios. Un dietista registrado podría ser un buen lugar para comenzar. Si realmente quiere estar saludable y no solo delgado, es posible que puedan ayudarlo a planificar una dieta saludable y asegurarse de que esté recibiendo suficientes calorías, vitaminas y otros nutrientes para estar saludable y continuar creciendo normalmente.

Un consejero, psicólogo o psiquiatra también podría ser útil, al igual que su pediatra, especialmente si han desarrollado una buena relación juntos.

Si no está seguro de dónde llevar a su hijo, la Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación ofrece un servicio de referencia y puede proporcionarle ‘una lista de médicos, nutricionistas, consejeros e instalaciones para pacientes hospitalizados y/o ambulatorios en su área’.

Información Pro-Anorexia y Pro-Bulimia

Sorprendentemente para la mayoría de los médicos y padres, hay una serie de organizaciones y sitios web que realmente defienden o alientan a los adolescentes a tener trastornos alimentarios y volverse anoréxicos. Estos incluyen sitios web pro anorexia (pro-ana) y pro bulimia (pro-mia) que incluyen galerías de fotos de modelos y celebridades que parecen muy delgadas (Super Thin Celebs), consejos para perder peso y ocultar su trastorno alimentario, listas de ‘alimentos seguros’ que no tienen muchas calorías y alimentos que aceleran el metabolismo (como el apio y el té verde), foros y salas de chat para hablar con otros ‘pro-rexies’.

También apoyan mensajes como ‘Nada sabe tan bien como la sensación de delgadez’, ‘Nada es tan malo que perder peso no cura’, tienen artículos sobre ‘Las alegrías de la anorexia’, ‘La belleza de la bulimia’, cómo ‘enseñar unos a otros cómo jugar el juego peligroso’ y cómo calcular la cantidad mínima de calorías que necesita cada día para mantenerse con vida. También tienen su propia pirámide alimenticia ana, que consiste principalmente en agua, pastillas para adelgazar, refrescos dietéticos, café y cigarrillos, y aconseja usar los alimentos «con moderación».

Y tienen reglas, como ‘Los mandamientos THIN’ y ‘Thinspirations’.

  • ¿Sabe su adolescente lo que es una pro-ana o una mia?
  • ¿Sabe quiénes son las ‘libélulas’ (una gran comunidad de pro-anas)?
  • ¿Está tratando de ser ana o mia?
  • ¿Ha visitado algún sitio web a favor de los trastornos alimentarios (pro ed)?
  • ¿Él o ella tiene un diario o diario de Ana?
  • ¿Él o ella ha comenzado a usar un brazalete rojo como ‘una especie de cosa de ‘solidaridad’ con otras anas?
  • ¿Entiende su hijo que la anorexia no es una elección sino una adicción?

Si cree que su hijo está tratando de convertirse en ana o mia o tiene otros signos de un trastorno alimentario, es importante una evaluación adicional.

Trastornos de la alimentación masculina

Aunque los trastornos alimentarios son más comunes en las adolescentes y mujeres jóvenes, los hombres también pueden desarrollar un trastorno alimentario. La incidencia de los trastornos alimentarios en los hombres también parece estar aumentando, por lo que es importante pensar también en los trastornos alimentarios en los adolescentes y hombres jóvenes.

Una palabra de Psyathome

Tratar de averiguar si su niño/adolescente tiene un trastorno alimentario puede ser muy estresante, pero hay recursos disponibles para ayudarlo a buscar tratamiento en su nombre. Si sospecha que su hijo tiene un trastorno alimentario, es importante actuar rápidamente. Comience por programar una cita con el pediatra de su hijo, quien puede ayudarlo a detectar los primeros signos de un trastorno alimentario y evitar que progrese.

Muchos padres se benefician del apoyo de otros padres con niños con trastornos alimentarios. Los buenos recursos de apoyo para los padres incluyen la Red de padres, familiares y amigos de NEDA (NFP) y el Foro alrededor de la mesa de FEAST. También hay algunos grupos de Facebook, incluyendo Apoyo internacional para familias con trastornos alimentarios.

Deja un comentario

¿Qué es el efecto camaleón?

¿Qué es el efecto camaleón? El efecto camaleón es un fenómeno que nos encuentra imitando los modales, gestos o expresiones faciales de las personas con

Sara Lindberg, M.Ed – Psyathome Mind

Reflejos BS en Ciencias del Ejercicio, M.Ed. en Consejería Más de 20 años de experiencia en salud mental y consejería trabajando con adolescentes/adolescentes y sus

¿Qué es un alcohólico funcional?

¿Qué es un alcohólico funcional? Un «alcohólico funcional» (o «alcohólico de alto funcionamiento») no es un diagnóstico médico formal, sino un término que se usa

Terapia en línea para la adicción

Las adicciones a sustancias y de comportamiento pueden tener un impacto físico, emocional, social y financiero en la vida de una persona. Afortunadamente, hay tratamientos

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso

Trastorno esquizoide de la personalidad.

Es una condición que afecta a aquellas personas que evitan las actividades sociales y cualquier interacción con otras personas. Si tienes un trastorno esquizoide, seguramente