Psyathome

Lidiando como padre de un niño en edad preescolar con ansiedad social

Timothy tiene miedo de los extraños y miedo de unirse a otros niños en el juego.

Cuando su madre lo deja en el preescolar, él llora desconsoladamente y se aferra a su pierna.

Cuando finalmente se establece, pasa la mayor parte de su tiempo viendo jugar a otros niños o interactuando con el maestro.

Tiene miedo de participar en mostrar y contar y se enfada con facilidad.

¿Timothy está experimentando miedos infantiles normales o sufre de ansiedad social?

Si su hijo en edad preescolar muestra comportamientos temerosos en situaciones sociales, probablemente se haya hecho la misma pregunta.

Si la ansiedad y el miedo son extremos, siempre es mejor involucrar a un profesional de la salud mental y recibir una opinión experta. Sin embargo, como padre, hay mucho que puede hacer para ayudar a su hijo ansioso o temeroso.

Primero, considere si el comportamiento es típico de los niños en edad preescolar o no.

¿Qué es «normal», qué no lo es?

Es normal que los niños muestren cierta ansiedad a medida que crecen. Esto a menudo aparece primero como miedo a los extraños alrededor de los seis meses de edad.

Este miedo puede convertirse en ansiedad por separación entre los 12 y los 18 meses; el niño pequeño se enojará si es separado de uno de sus padres a esta edad.

También existen diferencias naturales entre los niños en términos de su apertura a nuevas experiencias.

  • Los niños «fáciles» generalmente se adaptan a nuevas situaciones y personas y tienden a permanecer tranquilos y felices.
  • Los niños «lentos para calentarse» tardan un poco más en acostumbrarse a situaciones nuevas y tienden a retraerse al principio.
  • Los niños «difíciles» se alteran fácilmente con personas y situaciones nuevas, tienen fuertes reacciones emocionales y poca capacidad de adaptación.

Más allá de los miedos infantiles normales y las diferencias naturales de temperamento, algunos niños experimentan un miedo intenso y paralizante a las personas y lugares nuevos.

Si su hijo tiene ansiedad social severa, experimentará angustia cuando se encuentre en esas situaciones (como llorar, entrar en pánico o aferrarse) y tratará de evitar las situaciones que le causan miedo.

Algunos ejemplos de miedos infantiles comunes incluyen:

  • conocer extraños
  • unirse a un grupo de niños
  • hablando frente a la clase
  • ser dejado en el preescolar

Comportamientos que pueden indicar ansiedad social

Si no está seguro de si su hijo sufre de ansiedad social problemática, busque los siguientes comportamientos:

  • timidez extrema
  • problemas para calmarse
  • una actitud negativa hacia el preescolar
  • Comportamiento de observación (observa a otros niños pero no se une a ellos)

Además, preste atención a las historias que su hijo inventa durante el juego imaginativo. A menudo, muchos de los miedos de su hijo se filtrarán en las actividades y acciones de sus compañeros de juego imaginarios.

Por qué es un problema?

Podrías pensar que con el tiempo tu hijo dejará de ser tímido. Si los temores de la infancia son normales que ella experimente, esto podría ser cierto.

Sin embargo, en el caso de la ansiedad social, la inacción de su parte puede generar más problemas más adelante. Es importante considerar el impacto de permitir que crezcan los miedos en lugar de detenerlos desde el principio.

Se ha demostrado que los niños extremadamente inhibidos corren un mayor riesgo de internalizar problemas posteriores, como la ansiedad y la depresión. También es posible que vea problemas eventuales para hacer frente a las demandas sociales y académicas de la escuela.

¿Qué se puede hacer?

Los padres pueden hacer mucho para generar confianza en los niños en edad preescolar ansiosos. Preparar a su hijo le permitirá enfrentar mejor los desafíos de la vida. A continuación, se incluyen algunos consejos para ayudarlo a disminuir la ansiedad y preparar mejor a su hijo para las demandas sociales de su entorno.

  1. La ansiedad se puede aprender de los padres. Modele un comportamiento tranquilo y confiado siempre que sea posible.
  2. Dele a su hijo la oportunidad de ensayar antes de nuevas situaciones. Por ejemplo, practique mostrar y contar en casa antes de que tenga que hablar frente a la clase.
  3. No seas demasiado comprensivo. Demasiada simpatía le enseña a su hijo que hay algo que temer, en lugar de mostrarle cómo sobrellevar la situación.
  4. Ofrezca un estímulo suave. Anime a su hijo a probar cosas nuevas, pero no lo fuerce ni coaccione.
  5. Evita ser sobreprotector. No limite la exposición de su hijo a situaciones de miedo o aprenderá a evitarlas.
  6. No critiques. Sea un padre cariñoso y estable en el que su hijo pueda confiar.
  7. Mire videos o lea libros sobre niños seguros de sí mismos. O señale a otros niños que tengan confianza y hablen sobre lo que hacen esos niños.
  8. No preste atención a los comportamientos temerosos. En su lugar, elogie los intentos de enfrentar nuevas situaciones difíciles.
  9. Sea abierto con los maestros/cuidadores. Hable con las personas que cuidan de su hijo sobre la mejor manera de desarrollar la confianza social. Asegúrese de que todos estén trabajando hacia los mismos objetivos.

Puede ser difícil saber cuál es la mejor manera de ayudar a su hijo en edad preescolar que sufre de ansiedad social.

Aunque es posible que espere que sus miedos desaparezcan de forma natural, tomar medidas proactivas para animarlo a correr riesgos y reducir la evasión son claves para prevenir problemas futuros.

Si su hijo sufre de ansiedad extrema que interfiere con la vida diaria, es posible que desee consultar a un profesional de la salud mental para obtener un diagnóstico completo y un plan de tratamiento.

Deja un comentario

Problemas de la convivencia

Hay varias razones por las que decidiste vivir con tu pareja: Razones económicas. Si compartes piso, ahorras en tus gastos. Planes futuros o matrimonio. Hace

Trastorno de personalidad dependiente

¿Te suenan estas afirmaciones? No puedo valerme por mí mismo. Necesito ayuda y protección en todo momento. ¡Cuesta tanto tomar decisiones! Tal vez te suenen