Psyathome

La depresión está menos estigmatizada que hace 20 años

Conclusiones clave

  • El estigma que rodea a la depresión ha disminuido significativamente en los últimos 20 años.
  • Las personas están más dispuestas a que alguien que vive con depresión trabaje con ellos, sea su vecino y se case con alguien de su familia.
  • La disminución del estigma puede facilitar que las personas que padecen depresión reconozcan el problema y busquen ayuda para solucionarlo.

El estigma, que es el prejuicio y la discriminación frecuentemente asociados a la enfermedad mental, puede evitar que las personas busquen tratamiento y reconozcan que necesitan ayuda. Desde 2011, ha habido un aumento en el porcentaje de adultos que no han recibido la ayuda que necesitan para lidiar con sus problemas de salud mental. Pero un nuevo estudio brinda cierta esperanza de que un cambio en el pensamiento haya llevado a una aceptación más generalizada de la depresión.

Publicado en Red JAMA Abierta, el estudio encontró que las personas están más dispuestas a interactuar con aquellos que están lidiando con la depresión que hace 20 años. Las generaciones más jóvenes de estadounidenses muestran menos deseo de distanciarse de las personas con depresión en situaciones sociales, profesionales y familiares.

El mayor nivel de aceptación de las personas que lidian con la depresión puede hacer que estén más dispuestas a hablar sobre la afección y encontrar recursos que les ayuden a sobrellevar la situación. Los hallazgos también pueden ayudar a los profesionales de la salud mental a comprender por qué los clientes mayores que todavía luchan con el estigma de la depresión pueden tener más problemas para abrirse.

El estudio

Los investigadores recopilaron información de varios Estudios Nacionales de Estigma de EE. UU. con resultados de 1996, 2006 y 2018 basados ​​en las respuestas de un total de más de 4000 participantes. Los entrevistadores en persona hicieron preguntas para determinar la percepción pública de aquellos que se identificaron con esquizofrenia, depresión y dependencia del alcohol. Las respuestas pintaron una imagen del estigma asociado con las condiciones y cómo ese estigma impactó la forma en que se trata a las personas con condiciones de salud mental.

“Uno de los principales aspectos del estigma es la inclusión/exclusión, a lo que la investigación se refiere como ‘distancia social’; es decir, la voluntad de interactuar con la persona descrita en el caso”, explica el autor principal del estudio. Berenice Pescosolido, PhD, Distinguido Profesor de Sociología y Director del Consorcio de Indiana para la Investigación de Servicios de Salud Mental. “Les preguntamos si estaban dispuestos a socializar con ellos, ser sus amigos, tenerlos como vecinos, trabajar de cerca con ellos en el trabajo y hacer que se casaran con miembros de su familia”, señala.

Los datos mostraron que, si bien las generaciones anteriores tenían percepciones negativas, las personas ahora están más dispuestas a abrazar a las personas con depresión que hace 20 años. Por ejemplo, en 1996, el 57% de los estadounidenses no estaban dispuestos a que alguien con depresión se casara con su familia. En 2018, el número se redujo al 40%. Del mismo modo, también hubo una disminución en la falta de voluntad para trabajar con alguien que sufre depresión en casi un 20 %. El deseo de no socializar con alguien con depresión se redujo en más de un 16%.

Jeni Woodfin, LMFT

Lo que eso significa para las personas que tienen depresión y problemas de salud mental es que es más fácil hablar de ello sin temor a que las personas creen distancia entre ellos y usted. Ya no se ve como algo malo y aterrador.

— Jeni Aleta de Madera, LMFT

“Lo que eso significa para las personas que tienen depresión y problemas de salud mental es que es más fácil hablar de ello sin temor a que las personas creen distancia entre ellos y usted. Ya no se ve como algo malo y aterrador”, afirma Jeni Woodfin, LMFT, J. Consejería Woodfin.

Hubo algunas limitaciones del estudio. Las respuestas de la encuesta indican un cambio en las actitudes, pero eso no necesariamente se traduce en comportamiento. El estudio también se centró en las percepciones de las personas con problemas de salud mental al inicio de los problemas. Las opiniones podrían cambiar si las preguntas se orientaran hacia el proceso de recuperación.

Curiosamente, el estigma que rodea a la esquizofrenia y la dependencia del alcohol se mantuvo igual e incluso aumentó en algunos casos. Sin embargo, para las personas que solo quieren recibir la ayuda que necesitan para la depresión sin estigma ni juicio, el cambio de actitud es prometedor.

El impacto del estigma

La percepción pública de una condición proviene de varias fuentes. El miedo y la falta de comprensión contribuyen significativamente al estigma de la salud mental. Las representaciones de los medios pueden mejorar aún más la imagen de alguien que lucha con una enfermedad mental que está fuera de control y es peligroso.

Berenice Pescosolido, PhD

[S]tigma desalienta a otros a dedicarse a las profesiones de la salud mental, a financiar la investigación para encontrar nuevos tratamientos ya aprobar leyes para mejorar el sistema de salud mental.

—Berenice Pescosolido, PhD

Estos factores pueden conducir a tres tipos de estigmas. El estigma público evoluciona a partir de actitudes negativas y prejuiciosas hacia los problemas de salud mental a nivel social. El autoestigma es cuando la persona con el problema experimenta vergüenza y culpa por su condición. El estigma institucional tiene que ver con las políticas y los procedimientos que afectan la capacidad de obtener servicios de salud mental. Cada tipo de estigma afecta negativamente a la persona que más ayuda necesita.

“El estigma afecta a las personas de dos maneras muy diferentes. Les da miedo buscar ayuda porque temen ser etiquetados, vistos como ‘menos que’ por otros, y ser rechazados y excluidos”, explica el Dr. Pescosolido. “Pero, menos considerado, es que el estigma hace que sea más difícil para las personas encontrar tratamiento porque el estigma desalienta a otros a dedicarse a las profesiones de salud mental, a financiar la investigación para encontrar nuevos tratamientos y a aprobar leyes para mejorar el sistema de salud mental. ,» ella agrega.

Reduciendo el estigma

Los expertos dicen que aunque no tienen razones concretas para la reducción del estigma hacia la depresión, pueden estar en juego varios factores. Las generaciones más jóvenes parecen estar más dispuestas a aceptar sus problemas. Las reuniones de apoyo y los grupos de chat en línea permiten que las personas que enfrentan problemas como la ansiedad y la depresión se reúnan y se sientan unidas en su viaje. Además, las celebridades se han presentado y discutido sus problemas de salud mental, eliminando parte del tabú del tema.

“También estamos hablando de eso de manera diferente, [saying] ‘Tengo depresión’, que separa la depresión de nuestro ser. Soy yo, y es algo que estoy experimentando, en lugar de ser una persona deprimida”, señala Woodfin.

Cuanto más se discuta y retrate la depresión de manera normalizada, más personas parecen dispuestas a aceptar sus propios problemas y tener compasión por otros que también pueden estar luchando.

Obtener la ayuda que se necesita

Las personas que lidian con la depresión no tienen que lidiar con ella solas. Hay varias maneras de obtener ayuda. Hablar con un terapeuta o consejero no solo puede brindarle la salida que necesita para compartir el origen de la depresión, sino también brindarle soluciones útiles. Hablar con familiares y amigos también puede brindar el apoyo que tanto necesita. Los libros, los ejercicios e incluso las aplicaciones de atención plena están diseñados para ayudar a alguien que se enfrenta a un estado depresivo. Y con la disminución del estigma, la sociedad elevando la importancia de la salud mental puede ser el mejor tratamiento de todos.

“Si los millennials y los miembros de la generación X están más abiertos a entender que la salud mental ES salud, entonces deberíamos verlos como líderes del cambio”, afirma el Dr. Pescosolido. “Necesitamos ser ágiles en la forma en que entendemos y respondemos a los prejuicios y la discriminación que rodean a las enfermedades mentales”, concluye.

Lo que esto significa para ti

La salud mental es tan importante como la salud física. Si tiene problemas de salud mental, no está solo. Es importante buscar ayuda y apoyo a medida que avanza en su viaje. Como señalan los resultados del estudio, la voluntad social de abrazar a las personas con depresión abre la puerta a la compasión, la comprensión e incluso a los recursos para el tratamiento.

Deja un comentario

¿Qué es religion?

¿Qué es religion? La religión es un conjunto de creencias, prácticas y sistemas organizados que, en la mayoría de los casos, se relacionan con la

Con qué sueñan otras personas

Los sueños pueden ser misteriosos, extraños, confusos o incluso divertidos. ¿Alguna vez compartió un sueño con sus amigos y notó que muchas personas informan tener