Psyathome

Dismorfofobia: el miedo a la deformidad

¿Qué es la dismorfofobia?

Dismorfofobia, o el miedo a la deformidad, es un término para una condición que ahora se conoce como trastorno dismórfico corporal. El trastorno dismórfico corporal es un trastorno somatomorfo en el que los pacientes imaginan imperfecciones corporales.

La dismorfofobia es un término amplio que abarca múltiples miedos específicos. Algunas personas tienen miedo de deformarse o desfigurarse, mientras que otras temen a aquellos que tienen una condición que los desfigura. Algunos futuros padres se preocupan de que su hijo nazca con una deformidad.

Las personas que tienen este miedo pueden enfocarse en muchas áreas del cuerpo, o pueden preocuparse mucho por las deformidades o imperfecciones percibidas relacionadas con un área específica del cuerpo. Las áreas comunes de preocupación incluyen rasgos faciales, simetría corporal, cabello y musculatura.

Síntomas

Las personas con dismorfofobia a menudo experimentan pensamientos intrusivos relacionados con una deformidad percibida o el miedo a una. Por ejemplo, pueden preocuparse o angustiarse excesivamente por una cicatriz o un lunar. Dichos pensamientos no solo se entrometen inesperadamente, sino que también provocan una angustia significativa y cambios en el comportamiento.

Algunos de los síntomas que una persona puede experimentar incluyen:

  • Ansiedad
  • Evitar ciertas situaciones.
  • Comportamientos compulsivos
  • Depresión
  • Incomodidad
  • Participar en acciones destinadas a ocultar o disfrazar el defecto percibido
  • Hacer comparaciones con otros
  • Buscar procedimientos cosméticos para «arreglar» el defecto pero no sentirse satisfecho con los resultados
  • Buscando tranquilidad en los demás

Diagnóstico

La dismorfofobia fue descrita por primera vez por un psiquiatra italiano en 1891. Esta condición se incluyó por primera vez en la tercera edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, pero luego se cambió a trastorno dismórfico corporal en una revisión posterior.

Para ser diagnosticado, su médico evaluará sus síntomas. Es posible que le diagnostiquen TDC, pero su médico también descartará otras afecciones. Otras condiciones que pueden causar síntomas similares incluyen el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad generalizada, la esquizofrenia, el trastorno esquizoafectivo y los trastornos alimentarios.

Causas

Las causas exactas de la dismorfofobia no se comprenden completamente, pero se cree que varios factores diferentes juegan un papel. Algunas causas posibles que pueden contribuir incluyen:

  • Intimidación
  • anomalías cerebrales
  • Predisposición genética
  • Baja autoestima
  • Relaciones sociales
  • Influencias sociales y mediáticas
  • Trauma y abuso
  • Desencadenando eventos

La investigación también ha encontrado que el trastorno dismórfico corporal también ocurre comúnmente con otras afecciones de salud mental. Por ejemplo, los estudios han encontrado que alrededor del 60 % de las personas con TDC también desarrollan un trastorno de ansiedad en algún momento de sus vidas.

Tipos

El trastorno dismórfico corporal a menudo se centra en algunas áreas comunes de preocupación, aunque puede involucrar partes específicas del cuerpo o preocupaciones más generales sobre las imperfecciones y el miedo a la deformidad. Los síntomas a menudo se centran en:

  • Pechos
  • Rasgos faciales
  • Genitales
  • Pelo en el cuerpo o la cabeza
  • tamaño de la nariz
  • Imperfecciones de la piel como acné, pecas, cicatrices y arrugas.
  • Muslos

En algunos casos, el miedo a la deformidad en otros se basa en temores médicos. Las personas que tienen fobia a los gérmenes, hipocondría o nosofobia pueden correr un riesgo particular de este tipo de miedo, pero puede ocurrir en cualquier persona. Algunas desfiguraciones son causadas por enfermedades transmisibles como la lepra. Aunque estas enfermedades ahora son fácilmente tratables, han sido estigmatizadas durante siglos. La falta de comprensión puede aumentar el miedo a las deformidades o desfiguraciones de otras personas.

Tratamiento

Las personas que tienen dismorfofobia a menudo no buscan ayuda de un profesional de la salud mental. En cambio, comúnmente buscan tratamiento de cirujanos plásticos, dermatólogos, dentistas, peluqueros y otros profesionales para solucionar sus problemas físicos percibidos.

Sin embargo, hay tratamientos disponibles que pueden aliviar los síntomas del trastorno dismórfico corporal. Si desarrolla una obsesión enfermiza con su propia apariencia o la de un ser querido, busque ayuda profesional.

Como la mayoría de las fobias, la dismorfofobia responde bien a una variedad de tratamientos de salud mental. Si no se trata, la fobia podría empeorar, limitando gradualmente su vida diaria y evitando que se conecte con los demás.

Psicoterapia

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un enfoque que puede usarse para tratar el trastorno dismórfico corporal. La TCC ayuda a las personas a aprender a identificar los pensamientos negativos automáticos que contribuyen a sus miedos a la deformidad y las imperfecciones. Una vez que reconocen estos pensamientos, practican encontrar formas de reemplazar esos pensamientos con otros más positivos y realistas.

medicamentos

En ocasiones, los médicos pueden recetar medicamentos para ayudar con algunos de los síntomas del trastorno dismórfico corporal. Estos pueden incluir antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que se ha demostrado que ayudan a reducir algunos de los síntomas del TDC. Sin embargo, medicamentos como estos son más efectivos cuando se usan junto con psicoterapia.

Albardilla

Si experimenta síntomas de dismorfofobia, hay cosas que puede hacer para que sea más fácil sobrellevarlos. Algunas estrategias que podría probar incluyen:

  • Evita compararte con los demás: Si bien puede ser difícil de manejar, encontrar formas de dejar de hacer comparaciones sociales puede ayudarlo a sentirse menos obsesionado con su propio cuerpo. Si nota que se involucra en comparaciones, busque formas de reformular sus pensamientos de manera más positiva.
  • Practica estrategias de relajación.: Encontrar maneras de relajarse y cuidarse puede ayudar a reducir parte del estrés asociado con los síntomas de la dismorfofobia. Las estrategias como la meditación, la respiración profunda y la atención plena pueden ser útiles.
  • Practica el diálogo interno positivo: En lugar de enfocarse en las evaluaciones negativas que tiene de usted mismo, procure notar sus cualidades positivas. Cuando surjan pensamientos críticos e inútiles, dirija su atención a otros más útiles.
  • Enfócate en la aceptación: No importa tu apariencia, debes concentrarte en practicar la autoaceptación. También puede ser útil trabajar en aceptar a los demás tal como son. Al ser menos crítico, puede encontrar que su enfoque en las percepciones de la imperfección es menos notorio. Muestra compasión por ti mismo y por los demás.

Una palabra de Psyathome

La dismorfofobia a menudo se alivia a través de la exposición y la experiencia. Cuando estos miedos se centran en deformidades y desfiguraciones, aprender más sobre ellos puede ayudar a disminuir los síntomas de miedo y ansiedad. Para las personas que experimentan el trastorno dismórfico corporal, es importante recibir tratamiento para ayudar a aliviar la angustia y los pensamientos intrusivos que pueden interferir con la capacidad de una persona para funcionar normalmente.

Deja un comentario

Un estudio de la tradición 2

En los grupos de 12 pasos, no existe la autoridad individual. Ningún miembro «dirige» o «controla» las acciones de los otros miembros del grupo. Tradición

Trastorno esquizoide de la personalidad.

Es una condición que afecta a aquellas personas que evitan las actividades sociales y cualquier interacción con otras personas. Si tienes un trastorno esquizoide, seguramente