Psyathome

Consejería Matrimonial Cristiana: Definición, Técnicas y Eficacia

¿Qué es la consejería matrimonial cristiana?

La consejería matrimonial cristiana es consejería cognitiva basada en el comportamiento para parejas cristianas casadas. Este asesoramiento incorpora psicoterapia con prácticas de creencias cristianas. Esta forma de consejería generalmente es facilitada por un terapeuta cristiano o un consejero pastoral, al igual que en la consejería cristiana individual.

La consejería matrimonial cristiana tiene como objetivo desarrollar técnicas relacionales que fortalezcan la comunicación, la consideración y el compromiso mutuo mientras mejoran el crecimiento espiritual individual.

Las parejas pueden comenzar el proceso de resolución de conflictos, resentimientos y malentendidos del presente y del pasado. Aprenden a perdonar y sanar de las circunstancias que están afectando negativamente al matrimonio.

Técnicas de Consejería Matrimonial Cristiana

Las siguientes son intervenciones que uno podría esperar experimentar en la consejería matrimonial cristiana para ampliar la comunicación y la conexión espiritual.

Ejercicios para fortalecer las relaciones

Los consejeros matrimoniales cristianos realizan ejercicios de terapia en sesión que se llevan a cabo durante la consejería, así como tareas en el hogar.

Un ejemplo de un ejercicio en sesión sería expresar cualidades específicas que cada persona admira de su pareja y luego discutir las cualidades que no les gustan.

Los ejercicios en el hogar pueden consistir en que los consejeros asignen pasajes de las Escrituras a los clientes para que los estudien juntos en el hogar, además de promover la participación en otras actividades religiosas, como la oración.

Otras asignaciones generalmente se adaptarían para mejorar la comunicación y ayudar a comprender mejor la perspectiva del otro. Esto podría ser simplemente implementar las habilidades de comunicación aprendidas en la vida cotidiana.

Prácticas religiosas cristianas

Los consejeros matrimoniales cristianos pueden participar en ciertos actos religiosos con la pareja, como la oración y la lectura de la Biblia. Estas intervenciones no solo las practican consejeros que son pastores o líderes del clero, sino también médicos.

A menudo incorporan escrituras bíblicas como referencia a temas relevantes relacionados con el matrimonio.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

La terapia cognitivo-conductual (TCC) a menudo se incorpora a la consejería matrimonial cristiana. La terapia cognitiva conductual religiosa (RCBT) se integra con la terapia cognitiva conductual de pareja (CBCT).

RCBT permite a una persona explorar su fe y su relación con Dios de una manera constructiva y sin prejuicios.

El RCBT en la consejería matrimonial ayudará a las personas a aprender cómo evaluar los pensamientos y las emociones poco saludables hacia uno mismo y su pareja y abordar los puntos de vista negativos con optimismo y positividad.

En qué puede ayudar la consejería matrimonial cristiana

Beneficios de la Consejería Matrimonial Cristiana

La consejería matrimonial cristiana es beneficiosa para las parejas cristianas que están experimentando problemas maritales debido a problemas relacionados con la comunicación, el resentimiento o la falta de consideración por los sentimientos del otro.

La consejería matrimonial cristiana ofrece beneficios a todas las parejas cristianas. La consejería es igual de útil para aquellos que no necesariamente se enfrentan a los problemas anteriores, pero buscan orientación y conocimiento para fortalecer su relación con su cónyuge, así como con Dios.

Un estudio que examinó la comunicación religiosa y la satisfacción conyugal en 342 parejas heterosexuales, determinó que la comunicación religiosa influye mucho en la calidad de un matrimonio.

Se descubrió que el perdón de uno mismo y del cónyuge era un aspecto de la comunicación religiosa que equivalía a un mayor éxito marital.

Los investigadores encontraron que una persona que tiene una relación individual con Dios se asocia positivamente con una mayor comunicación religiosa.

La consejería cristiana permite que las personas se reúnan y discutan temas difíciles como el perdón, la religión y la espiritualidad, actuando como mediador y guía para facilitar el progreso y la sanación dentro del matrimonio.

Eficacia

Aunque no hubo mucha investigación a fines de la década de 1990 sobre la consejería matrimonial cristiana, y aún menos en la actualidad, la consejería matrimonial cristiana ha demostrado ser efectiva.

Un estudio que incluyó a varias parejas cristianas que participan en consejería matrimonial cristiana o secular encontró que la mayoría de las parejas preferían ir a consejería matrimonial cristiana para obtener una intervención espiritual, pero no necesariamente a nivel pastoral.

Los pastores y los líderes del clero dedican una parte respetable de su tiempo a la consejería matrimonial y familiar. Sin embargo, hay algunos casos en los que lo mejor para los participantes es que un profesional capacitado en salud mental facilite el asesoramiento.

Un terapeuta o profesional de la salud mental debe participar cuando parezca haber problemas de salud mental no diagnosticados. Con respecto a los criterios de diagnóstico o el comportamiento nocivo flagrante, el asesoramiento debe incluir un consejero que esté equipado con las calificaciones adecuadas.

Algunos investigadores han sugerido la necesidad de una colaboración más fuerte entre los terapeutas matrimoniales y familiares (MFT) y el clero. Aunque los terapeutas están bien capacitados en asuntos de salud mental, no se requiere necesariamente ningún entrenamiento religioso para los MFT cristianos que realizan consejería matrimonial cristiana.

Los pastores y los miembros del clero están al menos educados hasta cierto punto sobre la salud conductual y emocional, pero la mayoría de los terapeutas matrimoniales y familiares, que ofrecen información religiosa y espiritual, no tienen experiencia en el clero o alguna forma de formación religiosa. Esto puede hacer que uno crea que recibir asesoramiento tanto de un líder religioso como de un MFT puede equivaler a resultados notables.

Tenga en cuenta que aunque recibir asesoramiento tanto de un líder del clero como de MFT podría conducir a una mayor eficacia, también puede tener un efecto totalmente opuesto. Al igual que en cualquier situación que implique recibir consejos de diferentes fuentes, a veces puede experimentar diferentes enfoques sobre un tema y sugerencias sobre cómo manejar una situación. Esto puede producir confusión, mayor frustración e incluso regresión en el progreso de la consejería. En este escenario, lo más probable es que sea mejor mantener la coherencia con las sesiones de una sola fuente.

Cada pareja es diferente, por lo que decidir qué funciona mejor depende de esa pareja. En general, la mejor instancia para la mayoría de los que buscan Consejería cristiana sería realizar una búsqueda exhaustiva de un MFT con experiencia adicional en el clero.

Cosas para considerar

Puede ser algo difícil encontrar un terapeuta que integre las prácticas de las creencias cristianas en la consejería matrimonial. Si una pareja busca participar en consejería matrimonial cristiana, debe buscar un consejero cristiano que realice sesiones de consejería matrimonial que se centren en desarrollar fortalezas de carácter matrimonial y de relación que se basen en conceptos bíblicos y espirituales.

También es importante considerar si ambos preferirían un terapeuta o un pastor como consejero matrimonial. Ambos tienen objetivos similares pero podrían ofrecer diferentes beneficios a las sesiones.

Los terapeutas están capacitados en psicoterapia, lo que implica un enfoque más psicológico de la consejería al tiempo que incorpora prácticas de creencias cristianas.

Los pastores son expertos en teología, por lo que la consejería matrimonial pastoral involucraría algunas posibles técnicas cognitivo-conductuales, pero principalmente una visión teológica. Existe la posibilidad de que los terapeutas matrimoniales y familiares trabajen con miembros del clero en el desarrollo de fortalezas maritales que coincidan con las prácticas cristianas.

Cómo empezar

Si está interesado en obtener consejería matrimonial cristiana, así es como puede comenzar:

Hable sobre la consejería matrimonial con su pareja

Antes de hacer planes con respecto a la consejería matrimonial, todos deben estar de acuerdo en recibir consejería, incluso si uno no está totalmente de acuerdo. Está bien si uno de ustedes o incluso ambos dudan o incluso son escépticos acerca de la consejería matrimonial, siempre y cuando ambos estén de acuerdo en probarlo.

No se puede obligar a alguien a ir a consejería o terapia, al igual que no se puede obligar a alguien a cambiar, esa decisión depende completamente de ellos.

Asegúrese de que ambos están algo abiertos y dispuestos a probar el asesoramiento antes de tomar cualquier decisión. La consejería cristiana individual siempre es una opción si su pareja no está de acuerdo con la consejería matrimonial cristiana.

Determine si la consejería matrimonial cristiana es lo que desea

Es importante tomar la decisión de si prefiere o no una consejería matrimonial que incorpore la perspectiva religiosa cristiana.

Si prefiere incluir su fe y también enfocarse en la espiritualidad durante las sesiones de consejería, entonces la consejería cristiana puede ser el camino correcto para su pareja y para usted.

Encuentre un consejero matrimonial cristiano

Ya sea un terapeuta matrimonial y familiar o un líder del clero, usted y su pareja tendrán que buscar un consejero, a menos que ya tengan a alguien en mente.

En primer lugar, debe decidir si prefiere un terapeuta, un pastor o posiblemente intentar ambos para integrar un enfoque más psicológico y teológico de la consejería.

Si determina que es mejor elegir un terapeuta o un pastor, la elección depende de si ambos desean una mayor experiencia científica o bíblica.

La terapia solo funciona cuando las personas hacen el trabajo necesario para mejorar sus vidas. Si uno está dispuesto a estar abierto a hacer un esfuerzo y dar la bienvenida al cambio y al crecimiento, entonces la terapia no será efectiva.

La terapia individual requiere mucho trabajo, y con la terapia de pareja, requiere considerar los sentimientos de otra persona además de tratar de expresar sus propias preocupaciones y emociones.

La consejería cristiana requiere específicamente hacer un esfuerzo para comprender la espiritualidad y la relación con Dios tanto de usted como de su pareja.

Comprenda que surgirán temas sensibles

Espere tener conversaciones que pueden sentirse un poco incómodas o incluso frustrantes a veces. Hay una gran probabilidad de que surjan situaciones del pasado en estas conversaciones.

Es importante profundizar y determinar los factores que pueden tener un impacto negativo en la relación. También es posible que ocurran desacuerdos y problemas de comunicación con respecto a la relación de usted y su pareja con Dios.

Todas estas discusiones desafiantes son parte del proceso y vitales para el crecimiento dentro de la relación. Por lo tanto, será importante realmente esforzarse para superar estas conversaciones difíciles.

Trate de practicar la compasión por usted mismo y su pareja

Aunque a veces puede ser un desafío, recuerda tener en cuenta los sentimientos de tu pareja, sin dejar de ser amable contigo mismo.

Es fácil caer en el juego de la culpa, y esto puede ser señalar con el dedo a tu pareja o ser duro contigo mismo. De cualquier manera, la terapia no se trata de quién tiene la culpa y por qué, sino de cómo podemos construir una relación más fuerte y comunicativa que ponga a Dios en el centro.

Deja un comentario

Terapias conductuales cognitivas para el TLP

Los tratamientos cognitivo-conductuales son la piedra angular de la terapia para las personas con trastorno límite de la personalidad. Diferentes tipos de terapia cognitivo-conductual, incluidos

Cómo dejar de ser inestable emocionalmente

¿Qué es la inestabilidad emocional? La inestabilidad emocional, también conocida como desequilibrio emocional, es una alteración de la afectividad. La persona presenta una gran variación

Superar la fobia a volar

Las estadísticas indican que el avión es el medio de transporte más seguro: la posibilidad de sufrir un accidente aéreo es de 1 en 2,4