Psyathome

Comorbilidades comunes del TEPT

Las comorbilidades en el trastorno de estrés postraumático (TEPT) son comunes y esperadas, ya que ocurren en aproximadamente el 78,5 % de los casos. Si ha experimentado un evento o una experiencia traumática, como un desastre natural, un accidente automovilístico, violencia, una enfermedad grave, abuso, lesiones físicas o la muerte de un ser querido, entonces puede correr el riesgo de desarrollar TEPT y otros Desórdenes psiquiátricos.

El PTSD es el trastorno psiquiátrico más frecuente en poblaciones relacionadas con traumas y, a menudo, se diagnostica junto con otros trastornos de salud mental, como ansiedad, depresión y trastorno por uso de sustancias. Puede desarrollarse en cualquier momento, pero a menudo se asocia con poblaciones en riesgo, como niños, veteranos y otras personas que han experimentado violencia o traumas repetidos. La identificación, el diagnóstico y la intervención precoces son cruciales para tratar adecuadamente los trastornos comórbidos.

Si padece un trastorno comórbido, no está solo. Obtenga más información sobre el PTSD y qué otros trastornos están relacionados con mayor frecuencia.

Comorbilidad y TEPT

El PTSD a menudo ocurre después de un evento traumático. Este evento traumático (o serie de eventos) puede causar daño físico y emocional al individuo, lo que lleva a una serie de síntomas diferentes. Además del TEPT, es posible que experimente dolor crónico, una discapacidad física, un trastorno alimentario, una adicción al alcohol u otra afección. Puede ser un desafío diagnosticar trastornos comórbidos porque los síntomas a menudo se superponen.

Algunos síntomas comunes del TEPT incluyen:

  • Recuerdos
  • Pensamientos intrusivos
  • Evitación
  • Pesadillas del evento
  • Dificultad para concentrarse
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Irritabilidad, ira o agresión.
  • Comportamiento arriesgado o destructivo.
  • Pensamientos negativos
  • Sentimientos de aislamiento social.
  • Pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba

Muchos de estos síntomas están presentes en el trastorno de ansiedad, el trastorno de depresión mayor y otros trastornos de salud mental, por lo que es tan importante obtener un diagnóstico adecuado. Si ha experimentado un trauma, querrá abordar sus síntomas con un profesional de salud mental que pueda ayudarlo a comprender lo que siente y cómo tratarlo. Es posible que esté luchando contra una o más afecciones de salud mental que requieran un plan de tratamiento más personalizado.

Trastornos psiquiátricos comunes comórbidos con TEPT

El trauma puede tener un impacto duradero en su salud mental, incluso si no causa TEPT. El simple hecho de reflexionar sobre un evento puede causarle estrés, ansiedad o miedo. Si bien esto es normal, no debería afectar su vida diaria. Sin embargo, si sus síntomas empeoran o provocan un cambio en el estado de ánimo, el comportamiento o el estilo de vida, debe visitar a un terapeuta o profesional para descubrir la causa subyacente.

Si tiene TEPT y otra afección, entonces tiene una comorbilidad que debe diagnosticarse y tratarse. Estos son algunos de los trastornos comórbidos más comunes en personas con PTSD:

TEPT y ansiedad

El PTSD se considera un trastorno de ansiedad, pero a menudo se desarrolla junto con un trastorno de ansiedad generalizada. Puede conducir a otros trastornos, como el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social o el trastorno obsesivo-compulsivo. También puede desarrollar fobias como resultado del trauma. Por ejemplo, si tuvo un accidente automovilístico importante, puede desarrollar miedo a conducir oa los accidentes y, por lo tanto, evitar conducir o viajar en automóviles.

Si bien la ansiedad en sí es normal, no debería afectar su capacidad para funcionar en la vida diaria. Si es así, debe visitar a un profesional de la salud mental.

TEPT y depresión

Entre los diagnosticados con PTSD, hasta el 48% desarrollan depresión mayor. La depresión, como la ansiedad, es una condición de salud mental común que afecta a millones de estadounidenses cada año. Si tiene PTSD, es probable que tenga síntomas que se superponen con los de la depresión clínica. El TEPT y la depresión suelen estar relacionados, especialmente en poblaciones afectadas por traumas.

El problema es que juntos causan un mayor deterioro, conducen a mayores niveles de angustia y ponen a las personas en mayor riesgo de suicidio.

TEPT y trastorno por consumo de alcohol (AUD)

Si experimenta pesadillas, recuerdos u otros pensamientos negativos asociados con su trauma, es posible que se encuentre bebiendo alcohol para sobrellevarlo. Si bien esto puede ofrecer un alivio temporal, causará mayores problemas de salud mental y exacerbará los síntomas existentes.

Desafortunadamente, el consumo de alcohol es común entre quienes experimentan un trauma y, a menudo, conduce a problemas con la bebida. Tratar el PTSD y AUD es un desafío, y un profesional de la salud puede recomendarle que deje de beber antes de comenzar su tratamiento para el PTSD.

PTSD y Trastorno por Uso de Sustancias (SUD)

Para tratar los síntomas del PTSD, algunas personas usan medicamentos para automedicarse. Esto puede convertirse rápidamente en una adicción. La gravedad de una adicción puede estar correlacionada con la gravedad del trauma. Al luchar contra un TEPT comórbido y un trastorno por consumo de drogas, se enfrenta a un riesgo significativo de deterioro social y psiquiátrico, pero tratar el trauma subyacente y el PTSD puede ser difícil, si no posible, si no se aborda primero el trastorno por uso de sustancias. Los medicamentos para el PTSD, por ejemplo, no se recomendarían para aquellos que luchan contra un SUD.

PTSD y comportamientos disruptivos

Una conexión que a menudo se pasa por alto es la que existe entre el TEPT y las conductas disruptivas. Las personas que presentan conductas disruptivas o tienen trastornos de conducta disruptiva casi siempre tienen antecedentes de trauma y, a menudo, cumplen con los criterios de PTSD. Los trastornos de conducta disruptiva incluyen el trastorno de oposición desafiante (ODD) y el trastorno de conducta.

Tratamiento para el TEPT

Al tratar el PTSD, es importante abordar el trauma subyacente, así como los síntomas asociados con las afecciones diagnosticadas. El trauma puede tener efectos significativos a largo plazo y provocar depresión, trastorno de pánico, pensamientos suicidas y otros problemas de salud mental.

Su tratamiento debe adaptarse a sus necesidades específicas, ya que cada afección requiere un plan y una estrategia de afrontamiento diferentes. Si le han diagnosticado PTSD y otra afección, un profesional de la salud puede tratarlo con terapia, medicamentos o una combinación. Algunos tratamientos comunes incluyen:

Al tratar el PTSD y otra afección, debe asegurarse de que los medicamentos y las terapias no interactúen negativamente ni empeoren los síntomas. Se están estudiando e investigando ciertas combinaciones para ayudar a avanzar en el tratamiento de trastornos comórbidos, pero cada caso debe evaluarse y tratarse individualmente.

Una palabra de Psyathome Mind

Demasiados casos de TEPT no se diagnostican ni se tratan. No existe una cura para el PTSD, pero los síntomas pueden tratarse y controlarse. Después de un evento traumático, visite a un terapeuta u otro profesional de la salud mental para analizar sus necesidades de salud mental. Incluso si experimenta síntomas años después, aún puede obtener ayuda. Solo recuerda, la recuperación lleva tiempo.

Deja un comentario

Brianna Graham, MPH – Mente muy bien

Reflejos Consultor de comunicaciones de salud y educación con interés en las disparidades en salud y educación Docente profesionalmente capacitado y experto en salud pública.

Personalidad obsesiva

En nuestra vida laboral y personal, es normal ver cuando seremos más estrictos y rígidos. Sin embargo, si eres muy rígido, excesivamente rígido, siempre quieres

Autocontrol

La autoconfianza y la seguridad en la toma de decisiones son comunes en individuos con autoliderazgo. ¿Te apetece? que es liderazgo Un líder, además de