Psyathome

Cómo superar el efecto espectador

Los psicólogos han estado interesados ​​durante mucho tiempo en saber exactamente por qué y cuándo ayudamos a otras personas. También ha habido un tremendo interés en las razones por las que a veces no ayuda a otros. El efecto espectador es un fenómeno social que ocurre cuando las personas no ayudan a los necesitados debido a la presencia de otras personas. En muchos casos, las personas sienten que, dado que hay otras personas alrededor, seguramente alguien más entrará en acción.

Factores que pueden ayudar a superar el efecto espectador

Si bien el efecto espectador puede tener un impacto negativo en el comportamiento prosocial, el altruismo y el heroísmo, los investigadores han identificado una serie de factores diferentes que pueden ayudar a las personas a superar esta tendencia y aumentar la probabilidad de que adopten comportamientos de ayuda.Algunos de estos incluyen:

Ser testigo de la conducta de ayuda

A veces, el simple hecho de ver a otras personas haciendo algo amable o útil nos hace más dispuestos a ayudar a los demás.

Imagina que estás entrando en una gran tienda por departamentos. En la entrada hay un campanero que pide donaciones para una organización benéfica. Te das cuenta de que muchas de las personas que pasan se detienen para dejar su cambio en el cubo de donaciones. Como resultado, es posible que se sienta más inspirado para detenerse y donar su propio cambio.

Los investigadores han descubierto que cuando observamos a otras personas involucradas en conductas prosociales, como donar sangre, es más probable que nosotros hagamos lo mismo, según un estudio publicado en 2019.

Ser observador

Una de las principales razones por las que las personas a menudo no toman medidas cuando se necesita ayuda es que no se dan cuenta de lo que está sucediendo hasta que es demasiado tarde. Las situaciones ambiguas también pueden dificultar determinar si realmente se necesita ayuda.

En un famoso experimento publicado en 1968, era menos probable que los participantes respondieran cuando el humo comenzaba a llenar una habitación cuando las otras personas en la habitación tampoco respondían. Como nadie más estaba tomando medidas, la gente asumió que no debía haber una emergencia.

Mantenerse alerta y en sintonía con su situación, en lugar de confiar únicamente en las respuestas de quienes lo rodean, puede ayudarlo a decidir mejor cómo reaccionar.

Ser hábil y bien informado

Cuando se enfrenta a una situación de emergencia, saber qué hacer aumenta en gran medida la probabilidad de que una persona actúe. ¿Cómo puedes aplicar esto a tu propia vida?

Si bien ciertamente no puede estar preparado para todos los posibles eventos que puedan ocurrir, tomar clases de primeros auxilios y recibir capacitación en RCP podría ayudarlo a sentirse más competente y preparado para enfrentar posibles emergencias.

Culpa

Los investigadores han descubierto que los sentimientos de culpa a menudo pueden estimular comportamientos de ayuda. La llamada «culpa del sobreviviente» es solo un ejemplo.Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, algunas personas que habían sobrevivido al evento se sintieron impulsadas a ayudar a otros después.

Tener una relación personal

Los investigadores saben desde hace mucho tiempo que es más probable que ayudemos a las personas que conocemos personalmente.En una situación de emergencia, las personas en problemas pueden ayudar a cultivar una respuesta más personalizada, incluso en extraños, tomando algunos pasos importantes.

Los comportamientos simples, como hacer contacto visual directo y participar en una pequeña conversación, pueden aumentar la probabilidad de que una persona acuda en su ayuda.

Si tiene problemas, seleccione a una persona de la multitud, haga contacto visual y pida ayuda directamente en lugar de hacer una súplica general al grupo.

Ver a los demás como merecedores de ayuda

También es más probable que las personas ayuden a los demás si creen que la persona realmente lo merece. En un estudio clásico, era más probable que los participantes le dieran dinero a un extraño si creían que le habían robado la billetera en lugar de que la persona simplemente hubiera gastado todo su dinero.

Esto podría explicar por qué algunas personas están más dispuestas a dar dinero a las personas sin hogar mientras que otras no. Aquellos que creen que las personas sin hogar están en su situación debido a la pereza o la falta de voluntad para trabajar tienen menos probabilidades de dar dinero, mientras que aquellos que creen que estas personas realmente merecen ayuda tienen más probabilidades de proporcionar asistencia.

Sentirse bien

Sentirnos bien con nosotros mismos puede contribuir a comportamientos prosociales. Las personas que se sienten felices o exitosas son más propensas a brindar ayuda, e incluso los eventos relativamente pequeños pueden desencadenar tales sentimientos.

Escuchar su canción favorita en la radio, disfrutar de un cálido día de verano o completar con éxito una tarea importante en el trabajo puede hacer que se sienta alegre y competente y más propenso a ayudar a otra persona que lo necesite. Esto a menudo se conoce como el efecto «sentirse bien, hacer el bien».

Deja un comentario

Carreras en Psicología Clínica

La psicología clínica se ocupa de la evaluación, el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de los trastornos mentales. Si bien los profesionales en este

¿Qué es la adrenalina?

La adrenalina es una hormona del estrés conocida como epinefrina. Producida por las glándulas suprarrenales y liberada en el torrente sanguíneo, la adrenalina es parte

Cefalea tensional por estrés

Es normal tener dolores de cabeza. Tienes que aguantar. Te tomas un sedante y se te pasa. Quizás las palabras anteriores le suenen familiares. En