Psyathome

Cómo sentirse mejor durante la abstinencia de drogas o alcohol

No hay duda de que las personas con adicciones a las drogas y al alcohol se sienten mucho mejor después de dejar de fumar. Hay muchas historias de recuperación que demuestran lo increíble que puede sentirse la vida una vez que ha dejado atrás su adicción. Sin embargo, a menudo hay una etapa muy difícil por la que pasará antes de comenzar a sentirse mejor, que sucede justo después de dejar de fumar. Esto se conoce como retiro.

Las personas que solo han consumido drogas y alcohol por un corto tiempo, o que solo han tomado pequeñas dosis, pueden no pasar por la abstinencia. Algunos experimentan una resaca o un colapso después de que desaparece el efecto de la intoxicación, y pueden dormir.

Si no ha estado usando durante mucho tiempo y no ha aumentado mucho la dosis desde su primer uso, es posible que pueda dejar de fumar y sentirse mejor de inmediato (sin experimentar síntomas de abstinencia). Las personas que han estado bebiendo o usando durante más tiempo, o que han estado bebiendo en exceso o usando drogas en dosis cada vez más altas durante un período de tiempo más corto, a menudo pasarán por un período en el que se sentirán bastante mal.

Si bien hay muchos síntomas físicos de abstinencia del uso de alcohol, heroína, metanfetamina. y más, la abstinencia también tiene un lado emocional. Estos síntomas emocionales pueden acompañar a la abstinencia de cualquier droga o alcohol. Estos síntomas también ocurren con las adicciones conductuales.

Depresión

Los síntomas depresivos que experimentan las personas durante la abstinencia generalmente se describen como peores que la tristeza cotidiana y pueden compartir aspectos con la depresión clínica (aunque generalmente no dura tanto). Las personas que acaban de dejar las drogas a veces lo describen como un estado vacío y sin esperanza, en el que sienten lo contrario de los buenos sentimientos que sentían cuando bebían o estaban drogados.

Los sentimientos depresivos pueden ir acompañados de falta de energía o entusiasmo por la vida. Especialmente si la bebida o las drogas fueron fundamentales para tu vida, esto puede darte un poco de miedo, como si tu vida por delante estuviera vacía sin la emoción de drogarte o emborracharte.

Las personas que pasan por la abstinencia a menudo tienen sentimientos de fatalidad, desesperanza y baja autoestima. Pueden llorar con frecuencia, tener dificultad para concentrarse y comer y dormir de manera irregular.

Si es posible, prepárese para la depresión por abstinencia antes de dejar de fumar. Es bueno tener cerca personas comprensivas, en las que pueda confiar para que lo alejen del consumo de alcohol o drogas, y que no lo provoquen ni lo molesten. El entretenimiento discreto, como un lote de sus películas de comedia favoritas, siempre que no se trate de bebidas, drogas o fiestas, y las buenas prácticas de cuidado personal pueden ayudar a aliviar este momento infeliz.

Puede ser bueno que te recuerdes a ti mismo, y que te lo recuerden quienes te rodean, que estos sentimientos son en realidad una parte bastante normal del proceso. Recuerde, la depresión por abstinencia es temporal y solo dura los primeros días después de dejar de beber o tomar la droga.

Estos sentimientos depresivos pueden atribuirse a los cambios biológicos que ocurren en su cerebro durante la abstinencia. También son una pista de que su cuerpo se está recuperando de la emoción y la euforia de su comportamiento adictivo o de la droga, en busca de homeostasis.

Otra parte es el sentimiento de decepción, decepción y pérdida que sucede cuando algo que se sentía bien o correcto se vuelve amargo y tiene que dejarse atrás. Piense en ello como un proceso de duelo; no es del todo insalubre, ya que los sentimientos de tristeza te ayudarán a aceptar tu decisión con el tiempo.

Si sus sentimientos de depresión le hacen sentir que no puede hacerle frente, consulte a su médico. Hablar con un terapeuta también puede ayudar, ya que conocen muchas formas de ayudar a las personas a superar los sentimientos de depresión. Poder hablar con alguien que comprenda tus sentimientos y los tome en serio puede aliviar tu confusión emocional.

Si sus sentimientos de depresión continúan, es posible que esté experimentando un trastorno del estado de ánimo inducido por sustancias o que haya tenido un trastorno del estado de ánimo preexistente que estaba enmascarado por su consumo de drogas. De cualquier manera, su médico o terapeuta puede ayudarlo a obtener el tratamiento adecuado.

Ansiedad

La ansiedad también suele ser peor durante la abstinencia que la que experimenta durante el nerviosismo cotidiano. A menudo se parece más a la experiencia de tener un trastorno de ansiedad, pero normalmente no dura tanto.

Al igual que con la depresión, es de esperar cierta ansiedad durante la abstinencia. Si tomó una droga o bebió para ayudarlo a relajarse, su cuerpo se ajustará durante la abstinencia y se sentirá más tenso. Además, las personas que han estado usando drogas o alcohol para automedicarse pueden tener miedo de lo que sucederá sin su forma habitual de sobrellevar la situación.

La ansiedad puede ser física y mentalmente incómoda. Los síntomas físicos a menudo lo hacen sentir como si algo aterrador estuviera sucediendo. Su respiración y frecuencia cardíaca pueden aumentar, a veces hasta el punto de sentir que no puede recuperar el aliento, o que está teniendo un ataque al corazón, incluso cuando no es así.

Es importante recordarse a sí mismo, y que los que lo rodean lo recuerden, que está a salvo y que la ansiedad que siente es que su cuerpo está pasando por un proceso normal de curación. Sin embargo, si sus síntomas de ansiedad se intensifican y van acompañados de otros síntomas físicos, es posible que experimente una abstinencia más significativa y debe comunicarse con su médico.

Cambios de humor

No es raro que las personas que pasan por la abstinencia tengan rápidas fluctuaciones en el estado de ánimo. En un minuto, puede sentirse agotado, sin energía y como si la vida no valiera la pena. Al minuto siguiente, podrías sentir que necesitas huir porque algo horrible está por suceder.

Este ir y venir puede ser muy agotador, tanto para ti como para quienes te rodean. Es importante recordar que vale la pena vivir la vida, que la vida mejorará mucho una vez que haya dejado de fumar y que no tiene nada que temer al dejar atrás su adicción.

Si sus cambios de humor interfieren con su capacidad para funcionar, consulte a su médico. Un terapeuta también puede ayudar. Existen muchas técnicas que puede utilizar para calmar su sistema nervioso y desafiar los pensamientos negativos que acompañan a los sentimientos de depresión y ansiedad. Si los cambios de humor son severos, duran más que otros síntomas de abstinencia o incluyen pensamientos de autolesión o suicidio, busque ayuda de inmediato.

Fatiga

Al igual que con la ansiedad y la depresión, los sentimientos de fatiga son comunes y normales entre las personas que se abstienen de las drogas y el alcohol. Su cuerpo tiene que recuperarse del daño que causan las drogas y el alcohol, así como de los factores del estilo de vida que acompañan al consumo de alcohol y drogas, como la falta de sueño, los trastornos del sueño y la sobreestimulación.

La fatiga también es un síntoma común de la depresión y un efecto secundario de la ansiedad. También se sentirá cansado por los muchos pensamientos y emociones que pueden abrumarlo cuando no tiene alcohol o drogas para adormecerlos. Con descanso y tiempo, estos sentimientos de fatiga pasarán.

La fatiga por abstinencia es agotadora, pero las personas a menudo intentan seguir adelante a su ritmo habitual. Permita que su cuerpo se recupere tomando un descanso de sus actividades habituales: no salga a socializar durante unos días y tome una licencia por enfermedad del trabajo. Descanse lo suficiente: duerma lo suficiente y practique técnicas de relajación.

Sincronización

Una vez que haya pasado la primera o segunda semana de abstinencia, sus necesidades cambiarán. A menudo, este es un buen momento para obtener tratamiento que lo ayudará a comprender por qué bebió o usó drogas en primer lugar, y lo ayudará a prepararse para una vida sin alcohol ni drogas. Si bien algunas personas pueden hacer esto por su cuenta, muchas se benefician del apoyo adicional durante los primeros meses después de pasar por la abstinencia, para evitar una recaída.

Síndrome de abstinencia post-agudo

Por lo general, los síntomas agudos de abstinencia de drogas o alcohol duran alrededor de una semana, dos como máximo. Pero ocasionalmente, los síntomas de abstinencia continúan durante meses o desaparecen y luego regresan. Esto se conoce como síndrome de abstinencia post-agudo. Si le sucede a usted, hable con su médico acerca de obtener más ayuda.

Una palabra de Psyathome

Enfrentar la depresión, la ansiedad y otros síntomas emocionales durante la abstinencia puede ser muy difícil. Es un desafío para casi todos. Sin embargo, una vez que estés del otro lado, no te arrepentirás. Tienes el resto de tu vida por delante libre de alcohol o drogas.

Deja un comentario

Otoño Rauchwerk, MS, RDN, RYT

Reflejos A través de su propio negocio de nutrición y yoga, Autumn ha pasado 5 años trabajando con estudiantes de posgrado y profesores, empresas locales,

¿Qué es el liderazgo democrático?

¿Qué es el liderazgo democrático? El liderazgo democrático, también conocido como liderazgo participativo o liderazgo compartido, es un estilo de liderazgo en el que los

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso

Problemas de pareja

Los problemas de pareja pueden ser de muchos tipos: celos, distanciamiento por diversos motivos, aparición de hijos, mala comunicación, infidelidad… cualquiera de estos problemas puede