Psyathome

Cómo el yoga puede beneficiar a los pacientes con trastornos alimentarios

A medida que el yoga se ha generalizado en Occidente, sus beneficios potenciales para la salud se han vuelto más ampliamente reconocidos. El yoga es claramente más que una diversión de moda, pero ¿tiene beneficios específicos para los pacientes con trastornos alimentarios?

Beneficios generales del yoga

De acuerdo con la Alianza de Yoga, “el yoga se desarrolló hasta hace 5.000 años en la India como un sistema integral para el bienestar en todos los niveles: físico, mental, emocional y espiritual”. Aunque existe una amplia variedad de enfoques para su práctica, todos los enfoques del yoga se esfuerzan por mejorar la salud. La práctica del yoga suele combinar estiramientos y posturas físicas con respiración profunda, atención plena y meditación.

El yoga puede ayudar a mejorar el estado físico, la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad. Se ha demostrado que reduce el dolor y ayuda con la adaptación y los síntomas relacionados con afecciones médicas como la diabetes, el asma, la esclerosis múltiple y el cáncer. También puede mejorar el sueño y ayudar a reducir la ansiedad y la depresión. Además, realizar yoga en un estudio ofrece la posibilidad de conectar con los demás y crea un sentimiento de pertenencia.

Aunque los mecanismos por los cuales el yoga crea estos beneficios no se comprenden completamente, la investigación muestra que el yoga aumenta los niveles del neurotransmisor cerebral gamma-aminobutírico (GABA), que puede ayudar a combatir la ansiedad y la depresión.

También parece que la meditación consciente, un componente común del yoga, está asociada con cambios en el volumen de ciertas regiones del cerebro que se cree que están involucradas en la regulación de la respuesta emocional. Los estudios cerebrales han observado estos cambios cerebrales entre los meditadores que meditan tan solo 30 minutos al día durante ocho semanas.

Razones por las que el yoga podría ser útil para los trastornos alimentarios

Los centros residenciales de tratamiento de trastornos alimentarios han agregado cada vez más tratamientos complementarios como el yoga a sus ofertas. Muchos pacientes y profesionales del tratamiento han notado los beneficios del yoga, pero en este momento solo hay una serie de estudios formales:

  • En un estudio, los adolescentes en tratamiento ambulatorio de trastornos alimentarios que participaron en yoga mostraron mayores disminuciones en los síntomas del trastorno alimentario.
  • Otro estudio mostró que el yoga combinado con la alimentación consciente reducía los atracones entre pacientes ambulatorias adultas con trastorno por atracones.
  • Un estudio piloto mostró que las adolescentes que participaron en yoga, además del tratamiento ambulatorio multidisciplinario estándar para trastornos alimentarios, tenían menos ansiedad, depresión y alteración de la imagen corporal.
  • Un estudio de adultos mostró que aquellos que practicaban yoga tenían niveles más altos de satisfacción corporal y aquellos practicantes de yoga con baja satisfacción corporal previa mostraron mayores aumentos.
  • Un estudio de adultos con bulimia nerviosa mostró reducciones en la psicopatología del trastorno alimentario después del tratamiento grupal de yoga en la prueba posterior y en el seguimiento de 6 meses.

Hay razones para creer que el yoga puede ser útil para los pacientes con trastornos alimentarios. Los pacientes con trastornos alimentarios comúnmente experimentan una imagen corporal negativa y distorsionada. El yoga fomenta la autoaceptación y la paz. Ayuda a los practicantes a experimentar su cuerpo de una manera diferente. En lugar de centrarse en su apariencia externa, el yoga ayuda a los practicantes a experimentar sus cuerpos internamente, de manera consciente y sin juzgar. De hecho, la investigación ha demostrado que el yoga se asocia con una reducción tanto de la insatisfacción corporal como del impulso por la delgadez.

El yoga puede ayudar a mejorar la imagen corporal.

El yoga incorpora las prácticas de relajación, atención plena y estrategias de respiración. Todas estas prácticas son tratamientos respaldados empíricamente para la ansiedad, que es un componente común de los trastornos alimentarios.

La psicóloga Robin Boudette, defensora del yoga para el tratamiento de los trastornos alimentarios, proporciona esta descripción cualitativa de los beneficios:

«El yoga también permite a los pacientes experimentar sus cuerpos de una manera nueva. Al vivir en una sociedad que valora más cómo te ves que cómo te sientes, los pacientes con trastornos alimentarios a menudo se relacionan con el cuerpo como un adorno; sufren una desconexión del cuerpo, sentimientos, apetitos y experiencia interna… Muchos pacientes se vuelven mucho más conscientes del cuerpo por cómo se siente, en lugar de cómo se ve, lo que abre una ventana a una nueva experiencia del cuerpo fuera de la esterilla de yoga».

Cómo empezar con el yoga

Una de las ventajas del yoga es que está ampliamente disponible y es asequible. Sin embargo, debe utilizarse como complemento de otros tratamientos más tradicionales y no como un tratamiento independiente para un trastorno alimentario.

Tenga en cuenta que el yoga puede no ser recomendable para todos los pacientes con trastornos alimentarios. El exceso de ejercicio es un síntoma común de los trastornos alimentarios y las personas con trastornos alimentarios pueden abordar el yoga de una manera poco saludable y obsesiva. Cualquier ejercicio realizado durante la recuperación solo debe hacerse con moderación y con el permiso de su equipo de tratamiento. Para muchos, pero especialmente para aquellos con trastornos alimentarios restrictivos, puede ser peligroso hacer ejercicio durante la recuperación temprana. Por último, la intensidad del yoga caliente o Bikram podría ser peligrosa y es posible que no ofrezca los mismos beneficios de atención plena que el yoga tradicional.

Si el yoga es apropiado para usted, es importante encontrar un profesor y un estudio de yoga que apoye la aceptación de una variedad de formas y tamaños corporales. Si se está recuperando de un trastorno alimentario, debe evitar los profesores y los estudios que fomentan activamente el uso de limpiezas, ayunos o dietas restrictivas. Si bien estos a veces se asocian con el estilo de vida del yoga, tradicionalmente no son parte del yoga y son incompatibles con la recuperación del trastorno alimentario.

Tomado con delicadeza y precaución, el yoga puede ayudar a facilitar la recuperación y brindar una mayor autoconciencia y autoaceptación. La relajación y la atención plena que se pueden aprender de la práctica del yoga también pueden ser herramientas de recuperación útiles. Puedes leer una buena introducción a algunas poses básicas para comenzar.

Deja un comentario

El lado positivo de tu ansiedad

La mayoría de las personas ven la ansiedad y el miedo como emociones muy desagradables, especialmente las personas con un trastorno de ansiedad como el

¿Qué es la memoria asociativa?

¿Qué es la memoria asociativa? La memoria asociativa se refiere a la capacidad de recordar relaciones entre conceptos, y no solo los conceptos individuales en

¿Qué es el miedo a conducir?

A veces denominado amaxofobia, el miedo a conducir es increíblemente común y puede ser leve o grave. Algunas personas solo temen situaciones específicas de conducción,

¿Qué es la asexualidad?

La asexualidad es una orientación sexual en la que alguien experimenta poca o ninguna atracción sexual hacia los demás. También pueden tener poco o ningún

Resuelve conflictos familiares

Lo más común es que familias con problemas familiares acudan a la consulta expresando malestar, ya sea de alguno de sus integrantes o del grupo