Psyathome

Cómo afecta a los niños presenciar la violencia doméstica

Para las víctimas de violencia doméstica, los ataques físicos, el maltrato emocional y otros abusos soportados sin duda afectarán su bienestar.

Sin embargo, si bien los horrores del abuso son evidentes en las víctimas principales, los niños que presencian el abuso de sus madres, padres u otros miembros de la familia se ven afectados.

Este artículo analizará los efectos psicológicos y físicos duraderos de la exposición de un niño a la violencia doméstica. Para reducir el riesgo de estos efectos, también es importante destacar las formas en que los niños pueden estar protegidos del peligro.

Cómo afecta a los niños presenciar la violencia doméstica

Como algo muy común en todo el país, la violencia doméstica es una característica incómoda de muchos hogares estadounidenses. Se estima que 10 millones de personas se ven afectadas anualmente por incidentes de abuso doméstico, un número que se amplía cuando se consideran víctimas silenciosas, como los niños.

En 2010, 1 de cada 15 niños estuvo expuesto a casos de violencia de pareja íntima, con un preocupante 1 de cada 3 niños que también experimentó actos de violencia.

Los efectos del abuso doméstico en los niños pueden ser evidentes en un corto período de tiempo, mientras que otros daños pueden notarse a largo plazo. Algunos de los efectos inmediatos que experimentan los niños después de presenciar la violencia doméstica se analizan a continuación.

Ansiedad

Es probable que los niños permanezcan nerviosos si siempre están rodeados por el abuso de uno de los padres por parte del otro. Estos niños vivirán con gran expectación la próxima vez que se produzca una agresión física o verbal en su hogar. Esto puede generar un estado de ansiedad perpetua.

Para los niños en edad preescolar que son testigos de esto, no es raro volver a los hábitos de los niños más pequeños. Chuparse el dedo, mojar la cama, aumentar el llanto y los lloriqueos pueden resultar de observar el abuso.

Los niños en edad escolar pueden desarrollar rasgos antisociales y pueden luchar con la culpa por el abuso presenciado. Estos niños generalmente asumen la culpa por el abuso con el que se enfrentan sus padres, una creencia que puede herir fuertemente su autoestima.

Trastorno de estrés postraumático

Uno de los efectos más devastadores de la violencia doméstica es su capacidad de causar trastorno de estrés postraumático en los niños que se crían en torno a ella.

A pesar de estar a salvo del abuso físico, el trauma de la violencia doméstica es suficiente para causar cambios peligrosos en el cerebro en desarrollo de los niños. Estos cambios pueden causar pesadillas, cambios en los patrones de sueño, ira, irritabilidad, dificultad para concentrarse y, a veces, los niños pueden tener la capacidad de recrear aspectos del abuso traumatizante observado.

Desafíos físicos

Las tensiones de salud mental son un resultado común de presenciar el abuso de un padre. Sin embargo, estas consecuencias a veces pueden ser evidentes en su bienestar físico.

Los niños en edad escolar pueden reportar dolores de cabeza y dolores de estómago que se pueden atribuir a la situación tensa en casa. En los bebés, existe un mayor riesgo de sufrir lesiones físicas después de la corriente constante de abuso por parte de uno de los padres.

Comportamiento agresivo

Cuando los adolescentes son testigos de abuso doméstico, tienden a actuar como reacción a la situación. Pueden pelear, faltar a la escuela, involucrarse en actividades sexuales riesgosas o incursionar en las drogas y el alcohol. Estos adolescentes también son muy propensos a meterse en problemas con la ley.

Abuso físico

En muchos casos, es probable que los niños que viven en hogares abusivos también sean víctimas de este trato.

Una pareja abusiva puede convertirse muy fácilmente en un padre o tutor abusivo, dañando física, verbal y emocionalmente a sus hijos.

Consecuencias a largo plazo de ser testigo de la violencia doméstica

A pesar de lo útil que puede ser la distancia, simplemente alejarse de la violencia doméstica no es suficiente para deshacer el daño causado por presenciarla.

Es probable que los niños que crecieron viendo a un padre sufrir abusos sufran efectos que perduren hasta bien entrada la edad adulta. A continuación se abordan algunos de los efectos a largo plazo que experimentan los niños después de presenciar la violencia doméstica.

Depresión

El niño ansioso criado en un ambiente tóxico y abusivo puede convertirse en un adulto deprimido. El trauma de presenciar rutinariamente la violencia doméstica coloca a los niños en un alto riesgo de desarrollar depresión, tristeza, problemas de concentración y otros síntomas de depresión en la edad adulta.

Problemas de salud

Una dieta deficiente o los riesgos ambientales pueden no ser siempre las causas principales de afecciones como enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes en la edad adulta.

En algunos casos, estas enfermedades tienen vínculos directos con el abuso físico, emocional y verbal que un niño presencia o sufre.

Repetición de patrones abusivos

Si bien el comportamiento abusivo puede ser repetitivo, es importante tener en cuenta que el abuso no siempre ocurre en un patrón cíclico. De hecho, asumir que la violencia ocurre en ciclos puede llevar a culpar a la víctima. El abuso puede ser impredecible y nunca está bien.

Sentir el dolor y la angustia de presenciar la violencia no siempre garantiza que los niños sigan un camino diferente. En algunos casos, la exposición temprana al abuso simplemente prepara el escenario para que los niños caminen por la misma línea en la edad adulta.

En estos casos, los hijos varones pueden abusar físicamente de sus parejas después de ver a sus padres hacer lo mismo. Asimismo, las mujeres de hogares que presencian violencia doméstica tienen más probabilidades de ser agredidas sexualmente por sus parejas en la edad adulta.

Protegiendo a los Niños del Abuso Doméstico

Sabiendo que la violencia doméstica puede tener efectos duraderos en la vida física, mental y posterior de los niños, es importante protegerlos adecuadamente del abuso. Las siguientes son maneras de proteger a un niño del abuso doméstico.

Haga de la seguridad una prioridad

Una de las mejores formas de proteger los intereses y el bienestar de un niño es que las víctimas reciban el apoyo necesario para salir del entorno abusivo.

Al hacer esto, los niños se evitan una mayor exposición a la violencia y se les da la oportunidad de crecer dentro de estructuras más saludables.

Enseñe a los niños dinámicas de relaciones saludables

Con una visión sesgada sobre la dinámica romántica, hablar con los niños sobre interacciones más saludables entre parejas puede ayudar a manejar el daño causado después de presenciar la violencia doméstica.

A los niños se les debe enseñar formas saludables de resolver las disputas en las amistades. Es importante que aprendan formas sanas en que las parejas pueden relacionarse entre sí, teniendo cuidado de compartir por qué la violencia no tiene cabida en las relaciones.

Educar a los niños sobre los límites

Una forma efectiva de manejar el daño y prevenir un ciclo de violencia doméstica es enseñarles a los niños límites saludables.

Enseñar a los niños sobre la autonomía (que nadie tiene derecho a tocar sus cuerpos o viceversa) es un paso en la dirección correcta. También se debe enseñar a los niños a decirle siempre a un adulto de confianza si otra persona los está haciendo sentir incómodos de alguna manera.

Una palabra de Psyathome

La violencia doméstica tiene el potencial de dejar marcas duraderas en las víctimas directas e indirectas. Dado que es probable que se desarrollen desafíos psicológicos como la ansiedad y la depresión a partir de la violencia doméstica, recibir la atención adecuada de un profesional de la salud mental puede ayudar a controlar estos efectos en los niños. La terapia también puede ayudar a superar la tensión emocional y el trauma de vivir en un entorno tóxico.

Deja un comentario

Cómo evitar la eyaculación precoz

En Psicólogos El Prado, contamos con terapeutas sexuales. Si estás buscando uno solución para la eyaculación precoz sigue leyendo y habrás dado el primer paso

Superar la hipocondria

Dejo que las enfermedades existan. A todos nos importa, pero cuando la preocupación se convierte en una obsesión y es infundada, estamos hablando de un