Psyathome

Cibofobia vs Anorexia: Síntomas, Causas, Tratamiento

¿Qué es la cibofobia?

La cibofobia es un miedo general a la comida. Se considera una fobia específica, que es un trastorno de ansiedad. A veces se piensa erróneamente que las personas con esta fobia sufren anorexia, un trastorno alimentario.

Mientras que las personas con anorexia temen los efectos de la comida en la imagen corporal, las personas con cibofobia temen a la comida en sí. Sin embargo, las personas pueden experimentar ambos trastornos al mismo tiempo.

Síntomas

Si tiene cibofobia, experimenta una ansiedad extrema en torno a sus alimentos desencadenantes. Los síntomas de ansiedad incluyen inquietud, fatiga, tensión muscular, irritabilidad, dificultad para concentrarse y preocupación constante.

Puede temer un alimento específico o muchos alimentos a la vez. Es posible que tenga un miedo superior al promedio a enfermarse o a ahogarse como resultado de comer ese alimento en particular. O bien, puede asociar la comida con una experiencia desagradable o traumática.

Puede ser difícil reconocer la cibofobia, especialmente si alguien evita ciertos alimentos por una razón distinta al miedo (como una dieta o un estilo de vida).

Alguien con cibofobia tomará medidas extremas para evitar la comida que teme. Pueden experimentar síntomas de un ataque de pánico cuando se enfrentan a la comida. Estos síntomas incluyen:

  • Dificultad para respirar
  • Sacudida
  • Transpiración
  • Sofocos
  • Sensación de desmayo
  • Sintiéndose mareado
  • Opresión en el pecho
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Náusea

Si bien los ataques de pánico generalmente desaparecen por sí solos, a menudo pueden sentirse como una amenaza para la vida y causar síntomas como miedo a perder el control o miedo a morir.

Diagnóstico

La quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) utiliza los siguientes criterios para diagnosticar fobias específicas:

  • El miedo es desproporcionado a cualquier peligro real.
  • El miedo causa un estrés significativo y perturba la vida de la persona.
  • El miedo y sus efectos han durado al menos seis meses.

La cibofobia trastorna la vida diaria. Una persona con cibofobia puede volverse especialmente ansiosa en su lugar de trabajo, por ejemplo, donde puede encontrar a alguien comiendo la comida que teme.

Es probable que una persona con cibofobia muestre conductas de evitación. Esto significa que una persona, por cualquier medio necesario, evitará entrar en contacto con el objeto de su fobia. Pueden dejar de comprar comestibles o dejar de ir a restaurantes, en cualquier lugar donde exista la posibilidad de que entren en contacto con la comida que temen.

Si bien la cibofobia no es un trastorno alimentario, alguien puede tener cibofobia y un trastorno alimentario, como anorexia, bulimia u ortorexia, al mismo tiempo.

La cibofobia y los trastornos alimentarios pueden presentarse de manera similar. Ambas condiciones causan un nivel extremo de ansiedad en torno a la comida y conductas de evitación.

Sin embargo, una persona con cibofobia teme a la comida en sí y no al efecto que la comida tiene en su imagen corporal (como el aumento de peso).

Si tiene cibofobia, sabe que su respuesta de miedo y sus conductas de evitación son irracionales. Eres consciente de que la comida que temes no te causará ningún daño real, pero eres incapaz de superar el miedo.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la cibofobia. Sin embargo, los expertos han dividido las fobias específicas en dos categorías: fobias específicas experienciales y fobias específicas no experienciales.

Con fobias experienciales específicas, alguien teme algo debido a una experiencia traumática. Alguien con cibofobia podría haberse visto obligado a comer cierto alimento o se enfermó después de comer el alimento que ahora teme.

También pueden haber sido condicionados para que no les guste un alimento en particular. Por ejemplo, un padre podría haberles inculcado el miedo a los hongos.

Alguien con cibofobia puede asociar la comida que teme con una experiencia o un recuerdo desagradable.

Con cibofobia no experiencial, una persona no ha tenido ningún contacto traumático con la comida que teme. En este caso, los expertos creen que se puede desarrollar una fobia como resultado de la genética y la química del cerebro. En otras palabras, la biología hace que ciertas personas sean más susceptibles a desarrollar una fobia.

Es probable que las fobias específicas coexistan con otros trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

El miedo a la comida puede comenzar con la incomodidad relacionada con la textura de la comida, o con los alimentos vencidos o poco cocidos. Algunos alimentos comunes que las personas con cibofobia temen incluyen el brócoli, los champiñones, el requesón y los encurtidos.

Lo que comienza como una simple aversión a la comida junto con otras condiciones de salud mental no tratadas puede crear una fobia con el tiempo, lo que lleva a un aumento del miedo y la interrupción de la vida diaria.

Complicaciones

Los estudios muestran que las fobias no tratadas pueden empeorar con el tiempo. Si no aborda los síntomas de su cibofobia, es posible que le resulte difícil mantener relaciones sociales, presentarse al trabajo o realizar tareas como ir de compras al supermercado. Sus conductas de evitación pueden volverse más extremas.

Con el tiempo, puede comenzar a temer más tipos de alimentos. Incluso podría restringir severamente su dieta, lo que puede poner en peligro su salud. Puede elegir pasar hambre en lugar de comer cosas que asocia con su miedo.

El estigma social de la cibofobia también puede ser un desafío. Puede que le resulte difícil ocultar sus patrones de alimentación cada vez más restringidos. Tus amigos y familiares podrían sospechar un trastorno alimentario.

Puede que le resulte difícil o incluso imposible explicar su fobia a los demás, lo que hace que se aísle más socialmente. Esto puede conducir a la soledad, la ansiedad e incluso la depresión.

Tratamiento

Es muy importante buscar tratamiento para la cibofobia de un profesional de salud mental calificado. El tipo de tratamiento más común para las fobias específicas es una combinación de psicoterapia y medicación.

Psicoterapia

El tipo de terapia más común para las fobias y otros trastornos de ansiedad es la terapia cognitiva conductual. Su terapeuta trabajará con usted para descubrir y cambiar sus creencias subyacentes sobre la comida que le teme.

La desensibilización sistémica es otro tipo de terapia utilizada para las fobias. Es similar a la terapia de exposición, pero también se le enseñan técnicas de relajación para usar mientras está expuesto a la comida temida. Si tiene miedo a los pepinillos, por ejemplo, un terapeuta podría pedirle que comience mirando fotos de pepinillos mientras practica ejercicios de respiración.

A partir de ahí, puedes practicar visualizando un pepinillo en la misma habitación que tú. O bien, su terapeuta podría usar la realidad virtual (VR) para exponerlo a su miedo. Tal vez intente caminar en el pasillo de encurtidos en la tienda de comestibles. Con el tiempo, su objetivo podría ser sentarse al lado de alguien que está comiendo un pepinillo.

Recuerde, usted es el experto cuando se trata de su fobia. Si la exposición gradual a la comida que temes no te hace sentir cómodo, asegúrate de hablar con tu terapeuta, quien puede ajustar tu tratamiento.

La hipnoterapia es otra opción. La investigación ha demostrado que esto puede ser efectivo para tratar fobias específicas. Permite que un médico se comunique con el subconsciente de un paciente para identificar creencias sobre su miedo. A partir de ahí, trabajarán contigo para superar estas creencias.

Medicamento

Su médico puede decirle qué medicamentos pueden ser adecuados para usted. Los antidepresivos, los bloqueadores beta y las benzodiazepinas (como Xanax) a veces se recetan a personas con fobias específicas.

Los medicamentos como estos pueden tratar los síntomas de ansiedad asociados con su fobia. Su médico puede recetarle algo por un período de tiempo limitado y hacer que disminuya la medicación a medida que su ansiedad se reduce a un nivel manejable.

Por supuesto, asegúrese de comunicarse con su médico si tiene condiciones de salud preexistentes o si está tomando otros medicamentos que pueden estar contraindicados con receta médica. Además, informe a su médico si tiene un trastorno por uso de sustancias, particularmente con benzodiazepinas, ya que tienen el potencial de adicción.

Albardilla

Además de la terapia y la medicación, existen cambios en el estilo de vida que han demostrado aliviar los síntomas de la ansiedad. Se ha demostrado que desarrollar una práctica de meditación, por ejemplo, promueve el alivio del estrés y la relajación.

Los ejercicios de respiración también son efectivos para disminuir los síntomas de excitación, ira, ansiedad y depresión. Respirar de manera controlada y consciente puede ayudar a regular el sistema nervioso central y aliviar los síntomas de la fobia que provocan estrés.

Lidiar con una fobia u otra condición de salud mental puede ser un desafío, pero no tiene que hacerlo solo. Puedes confiar en tus seres queridos si te sientes cómodo. La investigación también sugiere que asistir a grupos de apoyo para condiciones específicas de salud mental puede ser terapéutico.

Una palabra de Psyathome

Hay muchos factores que contribuyen a la cibofobia, pero sepa que hay opciones de tratamiento que pueden aliviar sus síntomas. Si encuentra que su cibofobia es perjudicial para su vida diaria, especialmente si le impide comer y recibir una nutrición adecuada, asegúrese de comunicarse con un profesional de la salud de inmediato.

Deja un comentario

Cuando un niño habla incesantemente

Hablar en exceso es un síntoma común para los niños con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad), que a menudo tienen problemas para

¿Qué tamaño tiene el cerebro humano?

El cerebro humano es un órgano asombroso, capaz de sorprendentes hazañas de memoria, susceptible al daño y, sin embargo, extraordinariamente adaptable al cambio. Hace tanto,

Ayuda para mujeres con bajo deseo sexual

El bajo deseo sexual en las mujeres tiene muchas causas potenciales, incluidos problemas médicos subyacentes, problemas emocionales o psicológicos, o estrés relacionado con el trabajo

¿El estrés causa adicción?

En el pasado, se pensaba que la adicción resultaba de la ingestión de una sustancia “adictiva”, como la heroína o el alcohol. Se consideraba que